Tadao Ando: la arquitectura no debe hablar

Los japoneses no conciben el espacio como un factor físico, sino como algo simbólico y para ellos lo que realmente cuenta es el vacío.

Sinceramente, no conocía el trabajo de Tadao Ando hasta mi reciente visita a la ciudad de Tokio en Japón. Luego de recorrer la ciudad por mi cuenta y quedar impresionado con la arquitectura vanguardista japonesa, tuve la oportunidad de tomar un “Airbnb Experience” con Mike, americano casado con una japonesa, un planificador urbano, que ahora vive de su pasión: hablar de las obras de sus arquitectos favoritos en la zona de Omotesando en Tokio.

Tadao Ando es un arquitecto japonés que, a diferencia de la mayoría de sus colegas reconocidos mundialmente, es puramente un autodidacta. Comenzó de la manera más simple: observando e interpretando, leyendo y haciendo garabatos. Luego emprendió rumbo a múltiples ciudades de Europa, África y los Estados Unidos con el deseo de pulir su diseño particular.

Su historia es realmente digna de admirar. Tiene un hermano gemelo, el cual fue criado por separado, fue boxeador en su juventud y lo más increíble es que nunca pisó una escuela para validar sus trabajos arquitectónicos.

The Poly Grand Theatre – Shanghai, China

Ando es un fuerte crítico de las ciudades masivas en Japón y deplora la pérdida de la relación con el entorno natural que tenían las antiguas viviendas de ese país. Su pensamiento está basado en la construcción con formas geométricas simples, las cuales con el uso de la luz y los materiales pueden crear espacios trascendentes. Como dice él mismo:

“Pienso que la arquitectura se torna interesante cuando se muestra este doble carácter: la máxima simplicidad posible y, a la vez, toda la complejidad de que pueda dotársela».

Su arquitectura no distrae a la hora de la meditación sino que contribuye a la introspección. Quiero que le demos un vistazo a la Iglesia de la Luz (1989), una de la obras más características de Ando. Como lo muestra su nombre, apela al concepto tradicional en la Arquitectura (especialmente la occidental), que ve a la luz como la expresión de la divinidad y organiza todo el proyecto en función de ello. Pero a su vez, el manejo de la luz es una característica habitual de la obra de Ando, solo que aquí adquiere un protagonismo absoluto.

“No creo que la arquitectura tenga que hablar demasiado. Debe permanecer silenciosa y dejar que la naturaleza guiada por la luz y el viento hable”.

Editor en Jefe del contenido que le estas prestando atención. Soy un provocador del Caribe nacido y criado bajo la Buena Vibra, actualmente viviendo en latitud perfecta. En ocasiones conocido como Encuentros Casuales.

OPINIONES

Emil Medina

Editor en Jefe del contenido que le estas prestando atención. Soy un provocador del Caribe nacido y criado bajo la Buena Vibra, actualmente viviendo en latitud perfecta. En ocasiones conocido como Encuentros Casuales.