Una menstruación saludable y eco amigable, #WTF

.

Toallas reusables

¿Sabías que una mujer utiliza alrededor de 16,800 tampones en su vida? ¡ #WTF !

Una mujer produce alrededor de 250 a 300 libras de desperdicio de toallas sanitarias y tampones durante su vida, según Flow: The Cultural History of Menstruation (2009). Esta cifra no toma en cuenta el impacto que tiene producir, empacar y distribuir estos productos. En una era donde el cambio climático es cada vez más evidente e intensificado, especialmente, por el desproporcionado uso de plástico, cobra importancia buscar maneras de reducir nuestra producción de basura.

Igualmente, las toallas sanitarias y tampones están hechos con químicos que ponen en riesgo nuestra salud vaginal. Los tampones creados con mezcla de algodones contienen blanqueadores que pueden ser absorbidos por el cuerpo y resultan ser altamente tóxicos. Además, las fragancias y los neutralizadores de olores contienen ingredientes peligrosos.

Afortunadamente, existen varias alternativas ecoamigables y saludables para sustituir las toallas y tampones desechables.

Copa menstrual:

Copa Menstrual

La copa menstrual está compuesta de silicona médica o TPE (elastómero termoplástico). La introduces a la vagina, como harías con un tampón, y recoge todo flujo en el interior de la copa. Se puede usar cuantas veces desees durante tu ciclo menstrual ya que son reusables y tienen una vida útil de 10 años; simplemente extrae, limpia e introduce de nuevo. No utilizan ningún aditivo químico que pueda afectar a la mujer y tampoco permanecen bacterias en ella ya que no absorbe líquidos. A diferencia de los tampones tradicionales, no rasga o seca las paredes vaginales ni deja restos de fibras.

Ropa interior absorbente:

Ropa interior absorbente

Las panties absorbentes están compuestas por capas: frescura, absorción y protección. Las mismas están hechas con bambú, lana y microfibras. Su propósito es proveerte una pieza de ropa que sustituye la toalla sanitaria o el tampón para que no tengas que utilizarlos. Los puedes lavar como cualquier otra pieza de ropa, por lo que son completamente reusables.

Esponjas menstruales:

Esponjas menstruales

Según el Museo de Salud Menstrual y de la Mujer (MUM), las esponjas se han utilizado para absorber la sangre menstrual durante miles de años. Cabe destacar que las esponjas menstruales son criaturas encontradas en el mar, específicamente el esqueleto de un siphonophore, que extraen plancton del agua y absorben líquidos. Tranquila, son seguras para tu cuerpo. La doctora Raquel Dardik, una ginecóloga en el Joan H. Tisch Women’s Health Center en Nueva York, afirma que:

“Sí, son absolutamente seguros. Realmente no ha habido grandes alternativas a los tampones y las toallas en mucho tiempo. Un tampón es solo un pedazo de algodón que se moldea para que absorba la sangre y no salga, las esponjas menstruales están haciendo exactamente lo mismo porque eso es lo que las esponjas hacen”.

Para utilizarla, debes humedecerla y apretarla para que deseche el exceso de líquido. Luego, la  insertas en tu vagina y dejas que ella haga su trabajo. La misma se limpia en una solución de agua y vinagre blanco. Si la mantienes correctamente, puede durar hasta seis meses.

Toallas reusables:

Toallas reusables

Finalmente, si las opciones anteriores te parecen demasiado wild o te incomodan, existen toallas reusables. Están creadas con tela, parecidas a las que se utilizaban antes de la aparición de toallas desechables, y se pueden encontrar con patrones coloridos. Al ser de tela son lavables y las puedes reusar cuantas veces desees.

¿Hay algún otro producto que conoces y deseas recomendar? Te invito a que pruebes alguno de los mencionados y tomes un giro hacia una menstruación más ecoamigable y saludable. Es importante que tomemos control sobre nuestros cuerpos y, a la misma vez, cuidemos la Tierra. ¡Arriésgate!

Mulata aficionada a la música urbana y la fotografía que se desenvuelve en la escritura. Explora la cultura popular desde las intersecciones de raza y género, utilizando su subjetividad como hilo conductor. Compuesta de burundanga y contradicciones.

OPINIONES

Natalia Merced

Mulata aficionada a la música urbana y la fotografía que se desenvuelve en la escritura. Explora la cultura popular desde las intersecciones de raza y género, utilizando su subjetividad como hilo conductor. Compuesta de burundanga y contradicciones.