Tenemos que hablar: Hussain y las mujeres (2da parte)

.

Nacido en Saudi Arabia, conocí a Hussain como estudiante en el estado de Colorado. Le pedí que compartiera conmigo su experiencia al llegar a los Estados Unidos y aclaramos algunas cosas sobre las mujeres en el país musulmán.

Hussain se mudó a Estados Unidos cuando tenía 20 años, en el 2014. Es el primero de sus hermanos en estudiar en el extranjero. Originalmente había elegido quedarse en Arabia Saudita después de la escuela secundaria, para asistir a la prestigiosa y bilingüe (árabe e inglés) King Fahd University of Petroleum and Minerals. “No quería ir a ninguna otra universidad. Antes de comenzar (en la universidad), tuve la oportunidad de venir a los Estados Unidos. Pero decidí ir allí porque es la universidad de mis sueños”.

Unos años más tarde, decidió aceptar la oferta del gobierno saudita para pagar su American Schooling. “Sentí que necesitaba estudiar en el extranjero. Tuve esta oportunidad, en realidad. Me enviaron un correo electrónico. Si quieres estudiar en el extranjero, te daremos esta oportunidad”, leía.

En Arabia Saudita la idea de estudiar en el extranjero no es nueva, pero los programas gubernamentales diseñados para ayudar a los saudíes con la transición, a través de intensos estudios de inglés y estipendios para vivir, han ayudado a una nueva generación de saudíes a probar la vida en una sociedad occidental. “Antes, teníamos la idea”, dice Hussain, “de que todos deberían estudiar en el extranjero si así lo desean, pero ahora hay un programa, un programa oficial. Mucha gente va. Pero aún tenemos una buena universidad en Arabia Saudita. Una de las mejores, la Universidad King Fahd. Estudié allí”.

Hussain admite que al principio tenía miedo de cruzar la frontera cultural, pero su abuelo, que estudió Ingeniería en Alemania cuando era joven, alentó a Hussain a ver por sí mismo de qué trataba la sociedad occidental. “Así que esto es lo que me vino a la mente. Quiero probar esto. Abrir mi mente para ver qué está pasando allí. Entonces mi abuelo … hablamos sobre eso, y él dijo, todo va a ser normal, vas a viajar y vas a ver qué pasa”.

“Cuando vine aquí, me sorprendió la cultura”, confió. “Porque las mujeres no usan el abaya, no se cubren la cara. En realidad, es difícil hablar con mujeres en Arabia Saudita. Entonces, aquí, me preguntaba: ‘¿cómo hablo con las mujeres?’ Y también, solo los hombres nos enseñan, entonces las mujeres me van a enseñar, eso es extraño. ¿Cómo puedo explicar eso?”.

En público, se espera que las mujeres de Arabia Saudita se vistan modestamente, usando largas capas negras conocidas como abayas, y pañuelos en la cabeza conocidos como hijab. Aunque este código no se aplica a los extranjeros, todas las mujeres deben estar acompañadas por un familiar varón cercano cuando salen de sus hogares u hoteles. Acercarse a una mujer en la calle se considera tabú si eres hombre. Esto significa que los hombres y mujeres saudíes crecen sin haber jangueado con el sexo opuesto.

Aún con estas limitaciones, las mujeres de Arabia Saudita han encontrado maneras de llevar vidas públicas, e incluso tener carreras en el proceso. “Todos en mi familia tienen educación”, me dice Hussain. “Mi tía, ella es médica, profesora, ginecóloga. Y también mi otra tía es doctora, de los ojos. Mi madre terminó su carrera y enseña matemáticas”.

Este es el segundo de una serie de tres artículos sobre Hussain.

Tenemos que hablar: Hussain Alabdullah (1ra parte)

Tenemos que hablar: Hussain y la educación (3ra parte)

Fotógrafa y escritora con un interés de toda la vida en issues de identidad, y como estos influencian política publica. Su trabajo se centra en conocer la vida de individuos, las comunidades de donde provienen y la fabricación de su identidad. Actualmente es estudiante de ingeniería eléctrica en la Universidad Estatal de Colorado y miembro activo de Engineers Without Borders.

OPINIONES

Priscilla Mercedes Vázquez

Fotógrafa y escritora con un interés de toda la vida en issues de identidad, y como estos influencian política publica. Su trabajo se centra en conocer la vida de individuos, las comunidades de donde provienen y la fabricación de su identidad. Actualmente es estudiante de ingeniería eléctrica en la Universidad Estatal de Colorado y miembro activo de Engineers Without Borders.