Tenemos que hablar: Hussain Alabdullah (1ra parte)

.

Hussain Alabdullah

Edad: 24

Ciudad natal: Al Ahsa, Arabia Saudita

Profesión: Estudiante de Ingeniería Eléctrica en Colorado State University

Como fotógrafa es mi trabajo retratar a desconocidos. Para esta serie, guardo la cámara y escucho a mi gente.

Descubro qué quiere decir el “sueño americano”, para un grupo de estudiantes internacionales en Colorado State University. Aquí, comparto la experiencia transcultural de Hussain (oriundo de Arabia Saudita), tomando como base todo eso Pop que tenemos en común.

Los Simpsons sin el cerdo

Por los últimos 35 años, la única sala de cine para la gente de Arabia Saudita, ha sido en Baréin. Viajando por el Cauce del Rey Fahad, sobre las aguas azules del Golfo Pérsico, Hussain y sus amigos cruzan la frontera abierta desde el fértil oasis de Al-Ahsa, Saudi Arabia hasta la tierra de las oportunidades adolescentes: el mall. Los acuerdos fronterizos entre los dos países han hecho posible que los sauditas, como Hussain, vean las últimas películas de Estados Unidos, Egipto y Turquía, mientras la industria cinematográfica de su país natal era casi inexistente.

Riyadh, la capital de Arabia Saudita

Foto de Riyadh, la capital de Arabia Saudita

Visto como contrario a las normas culturales árabes, todas las salas de cine fueron prohibidas en Arabia Saudita. Una medida que el movimiento de reactivación islamista de la década de 1980 afianzaba. Las revoluciones culturales islámicas vecinas, como la de Irán en 1979, vieron la imposición de estrictos códigos de conducta que el público en general todavía tiene que seguir, y Arabia Saudita no fue la excepción. “No tenemos cine”, dice Hussain, “Baréin tiene teatro y todo. Queremos ver una película y ver cosas diferentes, vamos a Baréin. Pero tenemos que mostrarles nuestra identificación. Siempre vamos allí “.

Hussain Alabdullah

El entretenimiento comercial, tal como lo conocemos en la sociedad occidental, está ausente casi por completo de la vida pública de Arabia Saudita. Apenas el año pasado, la máxima autoridad religiosa del país, el gran muftí Sheikh Abdulaziz al-Sheikh, criticó los cines como “una fuente de depravación” y “una invitación a mezclar sexos”. Imagínense eso. La mezcla de sexos es una de las principales razones por las que vamos al cine.

Aunque muchas películas están prohibidas en el Reino, Netflix, Hulu y otros servicios de descarga brindan a los sauditas la oportunidad de ver filmes de todo el mundo, mientras que las versiones censuradas se muestran regularmente en la televisión. Hussain recuerda haber visto “Los Simpsons” cuando era niño. Aunque originalmente se presentó con subtítulos en árabe, MBC 1, la estación árabe de mayor alcance, decidió doblar el programa al árabe y cambiar los elementos clave que eran contrarios a la ley y la cultura saudita. Transmitido en 2005, “Los Simpsons” fueron reinventados como una típica familia árabe que vive en el medio de los Estados Unidos. Entre otras cosas, la iglesia se convirtió en una mezquita, y el espectáculo se restó de referencias a la carne de cerdo, el alcohol (incluyendo Moe’s Tavern) y Krusty the Klown.

La curiosidad de Hussain por la cultura occidental también se vio fomentada por las imágenes que vería durante sus visitas a los cines de Baréin y las proyecciones de películas con amigos. “Me gusta mucho ver películas”, dice Hussain, “y pensé ‘Oh, este es un mundo diferente’. No sé qué está sucediendo allí. Es totalmente diferente … los Estados Unidos, Reino Unido, Europa y todo, la cultura es totalmente diferente … Entonces, cuando vi las películas y los programas de televisión, dije: ‘¡De veras! La gente vive así?’ En ese momento no viajaba mucho, así que dije: ‘Quiero encontrar esta experiencia.’ Dicen que es una tierra de oportunidades, quiero encontrar mi oportunidad allí”.

Para leer más sobre la experiencia de Hussain, y qué es la que hay con las mujeres en el país musulmán, siga el enlace para el segundo capítulo de esta serie.

 

Fotógrafa y escritora con un interés de toda la vida en issues de identidad, y como estos influencian política publica. Su trabajo se centra en conocer la vida de individuos, las comunidades de donde provienen y la fabricación de su identidad. Actualmente es estudiante de ingeniería eléctrica en la Universidad Estatal de Colorado y miembro activo de Engineers Without Borders.

OPINIONES

Priscilla Mercedes Vázquez

Fotógrafa y escritora con un interés de toda la vida en issues de identidad, y como estos influencian política publica. Su trabajo se centra en conocer la vida de individuos, las comunidades de donde provienen y la fabricación de su identidad. Actualmente es estudiante de ingeniería eléctrica en la Universidad Estatal de Colorado y miembro activo de Engineers Without Borders.