Pornografía Feminista: Una Propuesta Ética

.

“Their bodies look different from mine, and they seemed to embody a sexuality that was vulnerable but hypersexual, passive but sexually desiring, ready for any sex act but without the impetus to make it happen. It seemed as if sex was happening to these women rather than with them or because of their choices or motivations.” – Dylan Ryan, estrella porno feminista

Dylan Ryan

Dylan Ryan on set.

Desde los principios de su existencia, la industria de la pornografía ha polarizado la opinión popular; existen los pro-pornografía y los anti-pornografía.

Han surgido feministas en contra como Catherine MacKinnon y Andrea Dworkin que basan sus discursos porno abolicionistas en el argumento que la pornografía presenta la subordinación sexual de la mujer y la expresión del poder masculino.

Sin embargo, ¿qué hay sobre la agencia de la mujer? Sasha Grey dijo en una entrevista con Rolling Stone del 2009: I’m a pervert. I want to tell young women that sex is O.K. It’s O.K. to be a slut. You don’t have to be ashamed. ¿No es, entonces, anti-feminista juzgar a una mujer que decide activamente realizar trabajo sexual? Feministas a favor la defienden bajo el argumento que, siempre consensual, la pornografía puede ser empoderadora y afirma un placer que muchas veces le es negado a las mujeres. Las mujeres deberían poder hacer y consumirla libremente.

Pero antes de caer en discusiones dicotómicas sobre la pornografía, mirémosla críticamente. ¿Promueve actitudes sexuales tóxicas? ¿Realmente satisface las necesidades de las mujeres?

Muchas féminas no disfrutan la pornografía ya que no se ven en ella, la misma está creada desde la perspectiva del hombre cisheterosexual, persona que su identidad de género concuerda con el sexo que fue asignado al nacer, y para su experiencia. Es común que un video porno presente a la mujer como un objeto para mirar y con el que jugar, pero no como un sujeto partícipe en el acto. Es una industria casi completamente falocéntrica que crea falsas expectativas igualmente en los hombres como en las mujeres sobre cómo debe ser el sexo.

Fuck the Cis-tem

Cabe preguntar, ¿existe pornografía por mujeres y para mujeres? ¡Por supuesto! La pornografía feminista existe desde la década de los 80 y busca crear contenido más orgánico, diverso y real dirigido principal, pero no exclusivamente, a mujeres y la comunidad queer.

El Toronto International Porn Festival define la pornografía feminista bajo ciertos criterios:

  • Mujeres involucradas en la conceptualización, producción y dirección del contenido.
  • Demuestra placer y orgasmos femeninos reales e impulsa la agencia de todos y todas sus performistas.
  • Diversa representación de razas, géneros, sexualidades, entre otros.
  • Desafía, de alguna manera, imágenes de la pornografía mainstream y expande las fronteras de la representación sexual.
Jiz Lee and Shine Louise Houston of Pink and White Productions

Jiz Lee and Shine Louise Houston of Pink and White Productions at the 2015 Feminist Porn Awards

Compañías como Pink and White Productions y TrenchcoatX se enfocan en crear una pornografía que muestre placer y orgasmos auténticos. Además, es creada éticamente; lo que significa que se les paga justamente a sus performistas, y su seguridad, comodidad y consentimiento es prioridad. Los actores y actrices deciden con quién y cómo tendrán sexo, qué juguetes sexuales, si alguno, querrán utilizar y qué actos desean realizar. El punto es crear un ambiente seguro para que exploren y hagan lo que deseen.

COMING OUT OF SPACE Directed by FRANCY FABRITZ

Además, está hecha para todos los géneros y sexualidades. Mientras que la pornografía mainstream crea contenido casi exclusivo para hombres cisheterosexuales, la pornografía feminista se abre a una audiencia mucho más amplia y diversa. Esto no significa que la pornografía mainstream no te enseña personas queer, mujeres gordas o de distintas razas, pero, muchas veces son fetichizadas y deshumanizadas.

La educación es pieza clave

Otro aspecto importante de la pornografía feminista es la educación. En Estados Unidos, alrededor de 30 estados no requieren la enseñanza de educación sexual. Algunos de los que sí la proveen, no necesitan ni ser médicamente certeros, se enfocan en la abstinencia e ignoran los contraceptivos y otros solo discuten las enfermedades de transmisión sexual. Todas son médicas y técnicas, ninguna discute temas importantes como el consentimiento, el placer o la complejidad de la sexualidad.

Tristan Taormino

Tristan Taormino de Smart Ass Productions se enfoca en crear pornografía educativa ya que en una realidad donde la pornografía es más accesible que una educación sexual comprensiva, la pornografía le sirve a los jóvenes como su primera clase de educación sexual. Se intensifica si eres un sujeto queer, debido a que la poca educación sexual que se ofrece es sumamente heteronormativa. Por lo tanto, resulta imperativo crear pornografía real que sirva como un método de educación y que impulse prácticas sexuales saludables.

La pornografía feminista existe paralelamente a la pornografía mainstream para traer contenido distinto, ético y diverso a un campo altamente saturado por imágenes heteronormativas de la sexualidad. Busca crear un ambiente seguro y cómodo en donde las performistas puedan trabajar y expresarse libremente.

Olivia Tarplin afirma en su Ted Talk sobre pornografía feminista que “By depicting authentic, non scripted, diverse and authentic representations of sexuality; feminist porn can sexually educate and revolutionize the public to have healthy sexual relationships.”

Mulata aficionada a la música urbana y la fotografía que se desenvuelve en la escritura. Explora la cultura popular desde las intersecciones de raza y género, utilizando su subjetividad como hilo conductor. Compuesta de burundanga y contradicciones.

OPINIONES

Natalia Merced

Mulata aficionada a la música urbana y la fotografía que se desenvuelve en la escritura. Explora la cultura popular desde las intersecciones de raza y género, utilizando su subjetividad como hilo conductor. Compuesta de burundanga y contradicciones.