3 mujeres con sus historias en pinturas

Una reina, una artista y una coleccionista de siglos pasados…

¿Qué tienen que decirnos estas mujeres que pueda servirnos aún? Con esto en mente me animé a ir a una charla presentada por el Museo de Arte de Ponce, en San Juan. La invitación leía Mujeres Extraordinarias en el Arte por Pablo Pérez, el curador de dicho museo.

Si bien disfruto del arte, a veces se me hace difícil estar concentrada en un solo tema por mucho tiempo. Así que tuve mis dudas sobre si mi ADD lo aguantaría.  Cuando viajo una de las cosas que siempre busco es ir a un museo. No importa si es pequeño o de renombre, me divierte muchísimo.

Pues bien, si lo hago en otros países porque no hacerlo en el mío. Para mi grata sorpresa, Pablo atrapó mi interés rápidamente por su manera sencilla y coloquial de hablar. El escogió tres casos de mujeres del tiempo de las cortes europeas: Sofonisba Anguissola, (Italia, 1532) , Mariana de Austria, (España, 1634) y la Princesa Sofía (Reino Unido, 1777).

Pablo Pérez d’Ors

Pablo Pérez d’Ors, Curador Asociado de Arte Europeo del Museo de Arte de Ponce.

 

Como quien nos hace un cuento de guerras y pasiones, nos presentó la realidad a la que se enfrentaban estas mujeres dotadas de talento, astucia y de valor histórico.

Este es el caso de Sofonista Anguissola, artista renacentista a quien hasta el legendario Miguel Ángel halagó por su talento. Para una mujer de su época era prohibido recibir lecciones de anatomía o de dibujo con desnudos en vivo, como era común entre los artistas varones. En la pieza que nos mostraron, vimos como se rebela contra la sumisión en la que se encasillaba a la mujer. Esto lo logra al colocarse en su autorretrato como la artista, no como el objeto a ser pintado.

Sofonisba Anguissola

Sofonisba Anguissola, (1556)

 

Otro caso que conocí fue el de Mariana de Austria. Esta mujer quien siendo reina de España era amedrentada por la corte y temía que le quitaran el derecho a reinar de su hijo. Así que a manera de estrategia de relaciones públicas, decide contestar aquel reto político a través  de una pintura por encargo que confirmara su posición de reina y la vitalidad de su único hijo. “Si nos fijamos en cómo está sentada en la obra, se le ve en control de su poder. Además, proyecta su posición de realeza por la vestimenta que escogió usar en su representación”, nos explicó Pérez.

Mariana de Austria

Retrato de Mariana de Austria, viuda, de Juan Bautista Martínez del Mazo (ca. 1666). Museo de Arte de Ponce

 

A estas dos mujeres se les suma el caso de la Princesa Sofía, quien además de ser hija de uno de los reyes de Inglaterra fue coleccionista de arte.  Me llamó la atención su interés por retratos en miniatura hechos con la técnica de esmalte. Hay un dato triste de la historia de esta princesa. Al parecer, pasó el resto de su vida reclusa en el castillo de la familia, como castigo por un embarazo producto de un amorío con un militar del ejército de su padre. Qué diferente hubiera sido si en vez de princesa, Sofía hubiera sido un príncipe, seguro no terminaba presa en su propia casa.

Princesa Sofía

Princesa Sofía por Thomas Lawrence. C. 1800-1824

 

Me emocionó conocer las vivencias de estas mujeres. Entendí el acceso al pasado que nos pueden dar los objetos en el arte.  Fue un código visual que me hizo profundizar en quiénes eran ellas como personas y la realidad de su entorno. Me llevé la lección de aprender a mirar buscando pistas e historias que nos permitan ampliar nuestra percepción del mundo. En fin, detenernos un momento a conocer más sobre el arte, alimenta la mente. Nos vuelve un poco más interesantes y seguramente el día que menos lo esperemos nos abre una puerta inesperada.

Cuando vayas al Museo de Ponce no pierdas la oportunidad de preguntar por Pablo Pérez para que te de un tour personalizado y aprendas a mirar el arte desde tu punto de vista.

Creativa. Redactora y Estratega Publicitaria. Conspiradora del bien colectivo. Amante de la cultura y la gastronomía. Conocer gente nueva, compartir con amigos y comer rico, son algunas de mis alegrías favoritas.  Aquí podrás ver una serie de encuentros que buscan volver a la mesa para tener conversaciones relevantes que nos ayuden a ver el mundo de maneras distintas.

OPINIONES

Gabriela Puig

Creativa. Redactora y Estratega Publicitaria. Conspiradora del bien colectivo. Amante de la cultura y la gastronomía. Conocer gente nueva, compartir con amigos y comer rico, son algunas de mis alegrías favoritas.  Aquí podrás ver una serie de encuentros que buscan volver a la mesa para tener conversaciones relevantes que nos ayuden a ver el mundo de maneras distintas.