Realista y positivo Pau Donés

Llevo visualizando un encuentro con Pau Donés desde que tengo 13 años.

Él, por supuesto, no se había enterado de nada hasta el día en que con Buena Vibra lo entrevisté.

Fue por su música que hice que mi padre bajara del tablillero del clóset, su vieja guitarra y me la prestara para intentar aprender a tocar música y bajarle un poco al Nintendo. Van a cumplirse 20 años de esto. No esperaba convertirme en músico a raíz de ese impulso. Hay ciertos tipos de admiraciones que se transforman con el paso de los años. A cada quién le puede dar una “fiebre” de momento y gustarle algo por algún tiempo y luego cansarse.

Jarabe de Palo no es una fiebre para mí. Esa música me va a acompañar toda la vida y pienso que soy una de las muchas personas que pueden decir eso.

Juan Gabriel Ramos

Gabriel Mora (2004) y la guitarra que le regaló su padre, el escritor Juan Antonio Ramos.

La música es una medicina. Nos ayuda a lidiar con muchas cosas buenas y malas incluyendo los sinsabores que a veces nos trae la vida. Hace tres años la enfermedad del cáncer parecía estar merodeando nuevamente cerca de mi familia. No le bastó con llevarse a mi abuela. Esta vez venía con intenciones de acabar con otras dos personas cercanas. El cáncer se ha comido a tanta gente buena… ya hemos perdido la cuenta. No se sabe quién va a caer en la lista negra ni en qué momento. No hay nada que podamos hacer.

En 2015 el cáncer leyó su lista en voz alta. Nombró a mi querido tío Carlos, a mi amigo el Padre Darío, sacerdote y poeta puertorriqueño muy querido (que en paz descansen),  y no podía faltar el gran Pau. No quise leer las noticias inicialmente. No quería pensar que era real. Ojalá y se pudiera borrar esa lista para siempre. Se reducían mis esperanzas de algún día conocer al cantautor español. 

El 2018 ha llegado con ganas de arreglar las cosas en Puerto Rico luego de la paliza que nos dio 2017 y su huracán de mierda. Ya veremos si lo logra. Lo cierto es que conmigo comenzó bien en el momento en el que un buen amigo y productor de eventos me ofrece la oportunidad de entrevistar a Pau Donés previo a su concierto en el Centro de Bellas Artes como parte de su gira del disco “50 Palos”. Me dieron los mismos nervios que cuando fui a ver el primer concierto que la banda ofreció en la isla en el 1998.

Por supuesto acepté la oferta y el reto… experimentando una mezcla de alegría intensa con problemas estomacales.

¿Cómo iba a ser la experiencia de hablar con el Pau Donés real y no con mi versión de él?

¿Cómo iba a reaccionar si resultaba ser un imbécil? ¿Qué preguntas hacer? ¿Qué preguntas no hacer? ¿Cómo le resumo mi historia manteniendo la calma y sin parecer un idiota? ¡Sucio difícil!

Afortunadamente la amabilidad de Pau no tardó en dar cara ese día. Al culminar la prueba de sonido, nos recibió a mí y al resto del staff sin ninguna prisa. No quiso ensayar las preguntas de antemano. Fue todo genuino y al momento. Le conté un poco de mí, bromeamos, me contestó cada pregunta de forma genial.

No se habló directamente del cáncer… nos enfocamos en la vida y en la música. Lo más importante para Pau en estos momentos, es la vida misma precisamente, según me explicó.

Juan Gabriel y Pau Donés

Gabriel Mora y Pau Donés en la Sala Sinfónica Pablo Casals

No se está quieto. Completó una gira de conciertos con banda completa y ahora está realizando otra con el concepto acústico. “Hay que tener cojones”, le dije… se rió. Me agradeció que le dejara saber lo que su música hizo en mí. No percibí coraje ni tristeza en su lenguaje corporal ni en su filosofía de vida.

“Realista y positivo”… así se autodescribe… el optimismo en sobredosis puede ser algo peligroso. Nos puede dejar en una zona de confort en donde esperamos que las cosas mejoren y no logramos nosotros mismos hacer que eso suceda tomando las riendas. Aun frente a algo tan serio como el cáncer, Pau camina hacia adelante en continuo movimiento. No hay excusas para nadie. Es una lección valiosa viniendo de alguien que se encuentra en su posición. Recordé aquel verso de Drexler que dice: “si quieres que algo se muera, déjalo quieto”.

Me despedí con un abrazo y nos tomamos una foto.  Conmigo llevaba la misma guitarra que mi papá bajó del tablillero hace 19 años. De su estuche saqué y le entregué un artículo periodístico que el mismo papi escribió utilizando el título de una de sus canciones, “En lo puro no hay futuro”, y se lo dediqué.

Luego de haberlo visto en persona y hablar con él, esta etapa suya ya no me entristece ni mucho menos la relaciono con la muerte… al contrario… ¡Creo que Pau Donés está más vivo que nunca!

Músico- cantautor/ Patólogo de habla-lenguaje puertorriqueño. Divide su tiempo entre producir discos, componer canciones y ofrecer terapias de habla integrando la música.

OPINIONES

Gabriel Mora

Músico- cantautor/ Patólogo de habla-lenguaje puertorriqueño. Divide su tiempo entre producir discos, componer canciones y ofrecer terapias de habla integrando la música.