Camisa de 11 barras: Mantecado de Old Fashioned

Hola, aquí Gabi de nuevo con otra historia sobre esto de trabajar con licores.

Para mi quinceañero mi madre me regaló un pasaje. Me dijo: “Feliz cumpleaños. Acumula buenos recuerdos para la vejez”.

Quedé atónita pero, me sentí dichosa. Para aquella época, mi hermana mayor había finalizado sus estudios de intercambio y me llevaría a conocer aquellos paisajes extraños. Estaba de camino a España.

Una noche después de cenar en una plaza abierta, luego de portarme muy bien, me dijo: “Ahora, vamos a comer postre para cantarte cumpleaños feliz”. Llegamos a una heladería. Por fin íbamos a hacer algo que podía efectuar con naturalidad: disfrutar un heladito.

Al llegar a la heladería el espacio tenía pinta de ser completamente normal, con un buen repertorio de sabores, colores sedosos y olor a barquilla recién hecha.

Mi hermana tomó un número y caminó directamente hacia la parte de atrás. Allí entregó su turno a un chico en delantal adornado con un gorrito de papel, como el resto de los empleados. Pero en vez de servirnos helado, abrió la puerta de un congelador antiguo y con una sonrisa señaló al fondo del pasillo.

Me quedé muy confundida. ¿Dónde estaba mi helado? Esa noche nunca tomé helado, mi viaje había sido en el tiempo, sentí que habíamos llegado a un bar del 1920.

Estaba construido en una madera oscura que complementaba sus taburetes en cuero. El reflejo de las lámparas antiguas en el espejo detrás de la barra iluminaba vagamente a los bartenders y sus botellas eran destellos mágicos. Ellos estaban vestidos con tirantes y lazos de pingüinos; se veían muy elegantes. Confeccionaban sus cócteles al ritmo del jazz.  

Mi hermana ordenó un Old Fashioned. El bartender lo preparó con tanto brío y delicadeza que parecía todo un Monet haciendo una obra maestra.

El Old Fashioned nace durante la era de la prohibición de licor en Estados Unidos en el 1920. Durante este periodo los Speakeasy, como la heladería que explico, eran las únicas barras disponibles.

Receta para un Old Fashioned:

  • 2 oz. Bourbon o Rye Whiskey

  • 1 cubito de azúcar o ¼ oz de simple syrup

  • 2 – 3 dashes de Angostura bitters

  • Splash de agua

  • Cáscara de china

Macerar cubito de azúcar con Angostura y agua. Añadir whiskey y revolver con hielo. Colar y servir sobre un cubo grande de hielo en un vaso Old Fashioned o uno corto. Exprimir los aceites de la cáscara de china sobre el cóctel.

 

 

Para estudiar el comportamiento y las interacciones humanas, no es necesario poseer un grado en antropología. A mí me ha dado resultado trabajar detrás de una barra. El producto de nuestro trabajo le permite al invitado expresarse con transparencia. Nuestros brebajes provocan que las inhibiciones que se deben mantener en la oficina, salgan a pasear. Este espacio permite que la interacción humana se deslice sin expectativas. Presenciar y participar de esta fluidez entre seres humanos, es toda una experiencia.

OPINIONES

Ana Gabriela Cruz

Para estudiar el comportamiento y las interacciones humanas, no es necesario poseer un grado en antropología. A mí me ha dado resultado trabajar detrás de una barra. El producto de nuestro trabajo le permite al invitado expresarse con transparencia. Nuestros brebajes provocan que las inhibiciones que se deben mantener en la oficina, salgan a pasear. Este espacio permite que la interacción humana se deslice sin expectativas. Presenciar y participar de esta fluidez entre seres humanos, es toda una experiencia.