“No Spectators: The Art of Burning Man” llega a Washington D.C.

La exhibición de arte evoluciona del festival en un desierto a la muestra en la Renwick Gallery del Smithsonian American Art Museum en Washington D.C.

Entre la conexión humana y lo digital “No Spectators: The Art of Burning Man” ofrece una mirada a la expresión utilizando elementos que van desde lo simple hasta lo complejo.

Típicamente conocido como un festival, Burning Man se centra en la autoexpresión y es este elemento uno de los principios de su filosofía. La no mercantilización, la inclusión y la conciencia ecológica también caracterizan a este evento que se realiza anualmente. Celebrado en una ciudad temporal en el desierto Black Rock en Nevada, este festival de siete días al que asisten miles de personas, se caracteriza por, entre otras cosas, contar con muestras de arte que transforman la experiencia.

Smithsonian American Art Museum.

Grandes en tamaño, coloridas, espontáneas y llamativas son el principal atractivo del festival y han llegado a Washington D.C. este pasado viernes para ser expuestas en Renwick Gallery del Smithsonian American Art Museum.

“Se trata de estar allí, estar completamente presente y no simplemente observando. Dos de los diez principios de Burning Man son participación radical e inclusiva. Todos somos parte de esta experiencia”, señaló Nora Atkinson, Lloyd Herman Curator of Craft.

La exhibición cuenta con artistas individuales y en colectivo. Entre ellos se destacan: David Best, Candy Chang, Marco Cochrane, Duane Flatmo, Michael Garlington y Natalia Bertotti. También participant Five Ton Crane Arts Collective, FoldHaus Art Collective, Scott Froschauer, HYBYCOZO (Yelena Filipchuk y Serge Beaulieu), Android Jones, Aaron Taylor Kuffner, Christopher Schardt, Richard Wilks y Leo Villareal.

Pasear por los pasillos de la Renwick Gallery se hacía un poco difícil ante la gran cantidad de personas que la visitaban para ver la exhibición que abarca los dos pisos del lugar. Ante su estreno el pasado viernes, la galería, que queda a pasos de la Casa Blanca, fue testigo de una entrada y salida de cientos de personas.

Smithsonian American Art Museum.

Me sentí en plena grabación del filme “Mad Max” donde un escenario desértico protagoniza la historia. Los metales, la madera, la música y el gentío me hacían pensar que estaba participando de una película. Desde que llegué al lugar, percibí la sensación de transportar el festival al museo y hacer de un espacio de “prohibido tocar” y “shh, no se hace ruido”, a uno de toca, mira, toma fotos, escucha, interactúa, participa y encuéntrate.

La primera impresión fue destinada a la grandeza (en tamaño) de las obras. Después, el impacto fue dirigido a los detalles. Por último, se destacó el sentimiento de “palpar la innovación”.

La presencia de la tecnología también fue un gran valor añadido a esta demostración artística. Vídeos, lámparas, integraciones en pantallas LED’s, el uso de las redes sociales y la “teletransportación” evidente a través de la realidad virtual fueron las adiciones tecnológicas más sobresalientes.

Esta exhibición estará disponible en la galería hasta el 16 de septiembre de 2018 en su primera fase y hasta el 21 de enero de 2019 en su segunda. Es importante recalcar que se hicieron nuevas colaboraciones de los artistas del evento para esta exhibición y que el vecindario también se convirtió en una extensión del museo exponiendo más obras para el disfrute del público.

En esta entrevista Duane Flatmo habla sobre su trabajo Tin Pan Dragon, una escultura animada de 23 pies construida con tubos de acero y aluminio reciclado.

La exposición abarca todo el edificio de la Galería Renwick y el vecindario circundante, dando vida a la cultura creadora y al espíritu creativo de este movimiento cultural.

Soy periodista, profesora y estratega digital. La pasión de poner una letra al lado de la otra, que me acompaña desde séptimo grado, me trajo a este espacio en el que comparto experiencias y vivo las de otros virtualmente. Me emociona leer e imaginar distinto.

OPINIONES

Lillian E. Agosto

Soy periodista, profesora y estratega digital. La pasión de poner una letra al lado de la otra, que me acompaña desde séptimo grado, me trajo a este espacio en el que comparto experiencias y vivo las de otros virtualmente. Me emociona leer e imaginar distinto.