Lucha libre por el cine caribeño

Bien dicen que “dos cabezas piensan más que una”. ¿Y si hablamos de varias cabezas creativas y resulta ser que son caribeñas?

Un junte de mentes maestras habla sobre la historia del héroe dominicano, el luchador Rafael Antonio Sánchez, “Jack Veneno”.  Con el lanzamiento del filme “VENENO. Primera Caída: El Relámpago de Jack”, el equipo gráfico de MODAFOCA (Ian Ferreras, Jorge González y Rafael de los Santos alias “Poteleche”) invitaron a Emil Medina de Buena Vibra y Humberto Vázquez, de Sixne, a conversar en su estudio junto a Ricardo Bardellino, productor de la película que honra el legado de la figura dominicana más influyente en el ámbito de la lucha libre profesional, y en el que también participa Tabare Blanchard como director y guionista.

“Pienso que no existe un héroe sin la presencia de la nostalgia, van de la mano. Los héroes se fomentan con la memoria y se disfrutan en carne propia. Todos necesitamos uno y buscamos identificarnos constantemente con ellos. El pueblo dominicano tiene uno que va mucho más allá de cualquier político, el béisbol, el merengue o la bachata, tienen a un superhéroe llamado ‘Jack Veneno’”, expresó Medina.

Según explicó, el verdadero logro de este filme, desde mi perspectiva, es que mediante un tributo al héroe de muchos niños que ahora son los adultos que forman el vibrante Santo Domingo, se alcanzó un nuevo estándar visual-narrativo del cine dominicano, muestra que afirma la calidad y la oportunidad en constante crecimiento de la industria fílmica en el Caribe.

Disfruta este junte de mentes maestras hablando del origen de la película, el impacto de Jack Veneno en la cultura dominicana y el desafío de adentrarse en aguas cinematográficas. La “mesa está servida”.

“Con este contenido me interesa que nuestras comunidades creativas estemos constantemente conectados con las historias que hacen nuestros pueblos vivos, únicos y especiales y que por consecuencia de este ejercicio, podamos colaborar más a menudo como sucedió en este encuentro de amantes de la creatividad y la cultura caribeña. Los invito a provocarse”, finalizó Emil.

OPINIONES