The Hair Chart

Andre Walker Hair

¿Alguna vez te has fijado en lo fabuloso que es el cabello de Oprah Winfrey?

Su cabello extraordinario se debe a su estilista Andre Walker, el hombre que revolucionó la manera en que se discute y maneja el pelo de las personas negras.

Let's Talk About Hair

Walker desarrolló un sistema que categoriza el cabello por textura y grosor: el número uno siendo pelo lacio, el dos pelo ondulado, tres pelo rizo y el cuatro pelo crespo. Además, cada categoría tiene tres subcategorías que varían de A a C. Lo llamó el hair chart. Sin embargo, al comienzo, el estilista conceptualizó el hair chart como una simple manera de mercadear su línea de productos para cabellos. Al identificar correctamente tu tipo de pelo, se te asignaba el producto que mejor funcionaba para ti.

Andre Walker Hair Chart

Walker nunca se imaginó lo importante que sería su sistema para el mantenimiento del cabello de las personas negras. Esto se debe a la larga y dolorosa relación que han llevado los negros y negras con su cabello, específicamente los que lo tienen rizado (3) y crespo (4).

Así nacieron el “pelo malo” y el “pelo bueno”

Viajemos a antes del principio a África, antes de la esclavitud, donde el pelo kinky y grueso era indicador de realeza o clase alta. Al surgir el fenómeno esclavizador, los significados del cabello africano comenzaron a transformarse.

Con la esclavitud, se comenzó a imponer en los africanos y africanas estándares de belleza eurocéntricos. Por lo tanto, mientras menos rizo tuviesen el cabello y mientras menos oscura fuese su piel, se les otorgaban más privilegios. Por ejemplo, tenían la oportunidad de realizar labores domésticas en lugar de trabajar en la finca bajo el sol. Aquí comienza la idea del pelo “malo” y pelo “bueno”.

Brincamos la abolición de la esclavitud y pasamos a los principios del siglo 20. Durante este tiempo, las mujeres negras se alisaban el cabello engrasándolo con aceite y luego envolviéndolo en un paño que se calentaba con fuego. En la década de los 20, se utilizaba una peinilla caliente y se popularizó el peinado conk, el cual lo lució hombres como Duke Ellington y Malcom X antes de volverse en líder revolucionario.

No obstante, todos estos procedimientos resultaban en quemaduras, daños permanentes y hasta sangrado del cuero cabelludo.

No fue hasta la década de los 60 que el trato al pelo rizo y crespo comenzó a cambiar, gracias al movimiento Black Is Beautiful. Dicho movimiento impulsaba a las personas negras a lucir su cabello natural con orgullo y propició una ola de hombres y mujeres negras saliendo a la calle con sus afros gloriosos. De hecho, se popularizaron las pelucas de afro para las personas blancas. Gracias al nuevo amor por el pelo natural, la industria de productos químicos para el cabello sufrió un golpe grande.

AJASS members and Grandassa Models pose in front of some of the circulars from their multitude of productions up to 1968, the year that this was taken. Artists and photographers, they designed and wrote their own magaziknes, books and brochures.

Desafortunadamente, el movimiento decayó y surgieron nuevas maneras de añadirle químicos al cabello de los negros y negras. El Jheri Curl apareció en la década de los 80 como la nueva moda de pelo rizo. Era un peinado con rizos más relajados y grandes que se distanció de la declaración política de Black Is Beautiful. Toda la publicidad alrededor del mismo se enfocaba en lo divertido que era el peinado pero omitía el hecho que conllevaba una alta cantidad de productos químicos. El cabello necesitaba muchísimo humectante lo que resultaba en un pelo grasoso y chorreante que manchaba las almohadas. Cuando el Jheri Curl perdió su popularidad, muchos y muchas regresaron a alisarse el pelo como de costumbre.

Andre Walker creó el hair chart en la década de los 90 pero no fue hasta el lanzamiento de la película Good Hair (2009) de Chris Rock que la conducta alrededor del tratamiento del cabello comenzó a tomar un giro. Chris Rock decidió filmar dicha película debido a los cuestionamientos de su hija sobre por qué ella no tenía pelo “bueno”. Se tomó la tarea de desenmascarar lo que yacía detrás de los productos para alisar el cabello y el resultado chocó a muchas personas.

Millones de personas estaban aplicándose en el cabello hidróxido de sodio, el cual es un químico sumamente peligroso que quema la piel. En la película, el comediante conversa con un químico sobre las propiedades de hidróxido de sodio y demuestra las reacciones que él mismo provoca. No es sorpresa que los tratamientos de alisado causaran daños permanentes en el pelo y quemaduras en el cuero cabelludo.

Debido a los daños mencionados, cuando una persona, que lleva alisándose el pelo durante toda su vida, decide lucir su cabello natural, tiene que hacer el big chop. El big chop se refiere a cortarse el pelo por completo y dejarlo crecer en su estado natural, lo cual puede ser un proceso difícil para muchos y muchas. No obstante, el sistema de Walker facilita dicho proceso al proveer una herramienta para conocer su pelo y darle el mejor mantenimiento posible.

Andre Walker

La combinación de la película Good Hair y el tan popular hair chart provocaron que más y más personas optarán por lucir su cabello natural. Desde el 2011, el uso de relajantes químicos para el cabello ha disminuido por un 30%. De igual manera, ha aumentado la cantidad de negros y negras que utilizan productos que acentúan su textura natural en lugar de suprimirla. El hair chart permite que se experimente con el pelo de una manera saludable e informada. Son cientos de miles de videos en YouTube dirigidos a la población negra en donde hacen referencia al tan útil hair chart.

¿Conocías el hair chart? ¿Lo has utilizado? ¿Te funcionó? ¡Déjanos saber!

Mulata aficionada a la música urbana y la fotografía que se desenvuelve en la escritura. Explora la cultura popular desde las intersecciones de raza y género, utilizando su subjetividad como hilo conductor. Compuesta de burundanga y contradicciones.

OPINIONES

Natalia Merced

Mulata aficionada a la música urbana y la fotografía que se desenvuelve en la escritura. Explora la cultura popular desde las intersecciones de raza y género, utilizando su subjetividad como hilo conductor. Compuesta de burundanga y contradicciones.