El Gran Poder de Diosa y el movimiento afroalternativo

El Gran Poder de Diosa

La música alternativa dominicana es el movimiento más emergente de nuestra región caribeña, existen sobre 30 proyectos y agrupaciones relativamente nuevos que conforman un “no género”, que define la modernidad musical antillana. Hablamos de un tipo de música vibrante que abre ruta a un nuevo pase generacional que trasciende de la bachata, el merengue y el dembow.

En un encuentro con los integrantes de El Gran Poder de Diosa (Eddy Núñez, Fernando Soriano, Marlene Mesanz) desde Casas Del XVI, una de las ubicaciones más impresionantes de la Zona Colonial en Santo Domingo, tuve la oportunidad de adentrarme en una memorable conversación sobre la identidad antillana, la reinterpretación postmoderna de la sociedad, el ser y los elementos divinos, y esa constante dualidad que compartimos como caribeños.

¿De dónde sale el nombre “El Gran Poder de Diosa”?

Eddy: Sale de la creación, el gran poder de la creación. La creación tiene esa energía femenina, a través de crear, de producir, más allá de los elementos místicos. Cada vez que lo digo, “Gran Poder de Diosa”, me obliga a forzarme a mí mismo de una manera natural a reconocer su pronunciación.

'Hoy Villa Francisca' by MedioPeso

Mural por MedioPeso para Festival de Arte- ‘Hoy Villa Francisca’ / Foto Tost Films

¿Qué significa para ustedes “Plátano de la Ciudad”?

Eddy: Es como tú decir: tíguere en la selva de cemento. Imagínate la realidad de un tigre metido en una selva de cemento o una mata de plátano en el medio de la (Avenida) Duarte. Es algo tosco, que no tiene una identidad definida. Una mata de plátano en un campo es normal, es la realidad diaria. Es como que te estás comiendo unos víveres (verduras) y ni te preguntas por qué, o de dónde viene.

Es esa cuestión caribeña de no saber qué soy.

‘Tres Golpes’ arte por Nicole Salazar

El dominicano tiene el Espíritu Santo más cerca de lo que cree. Tiene los tres golpes (desayuno dominicano compuesto por mangú con cebolla lila, salami, queso frito y huevo). Esa es para mí una clara manifestación del Espíritu Santo caribeño.

Eddy: Definitivo y más aún cuando lo tienes en la ciudad. Es una manifestación de dignidad en todos los estándares sociales.

Marlene, tu energía en tarima me encanta. Cuando te vi tocando en vivo me sorprendí mucho. Recuerdo la noche que los vi en vivo por primera vez en el show en Ruta 23. Sentí esa noche era una celebración del ya establecido movimiento alternativo dominicano en todo su apogeo.

Marlene, desde Casas Del XVI, Zona Colonial

En muchas ocasiones, uno se acostumbra a vivir de su propia cultura, y no se da cuenta de los cambios. Para mí esa noche fue como un cantazo doble, haber visto la película de “Jack Veneno: Primera Caída” y luego el perfomance de ustedes. Volé en cantos. Me hacía falta ver una figura femenina liderando y dirigiendo en la música. Siempre se ha visto a la mujer dominicana desde el otro lado de la música. Tu presencia me recuerda a la directora musical de Juan Luis Guerra, Janina Rosado.

¿Cómo se siente ser parte del grupo?

Marlene: A través de “Plátano”, conecté directamente con El Gran Poder. Cuando los muchachos me tocaron la música en el ensayo, me encantó ese tema. Entonces, cuando lo escuché profundamente, les dije automáticamente que ese era el tema que teníamos que elaborar y recrear. Lo sentí de inmediato.

Manifestación divina. Arte por Nicole Salazar

“Plátano en la Ciudad” es un tema universal. No quisiera llamarlo como merengue moderno, es un sonido muy particular de ustedes. ¿Qué es ese secreto musical que se siente?

Eddy: Eso que tú sientes, como el grajito, es porque de una forma u otra hemos vivido en diferentes realidades. El pregonero que pasa por las calles, está en ti, ese canto está inconscientemente. Por eso esos sonidos salen tan orgánicos. Todo el mundo de alguna manera es su propia ciudad y al mismo tiempo sabe es parte de ese tigueraje universal.

¿El tigueraje tiene un sonido?

Fernando: Yo creo que sí, antes de los ochenta existía uno. Hoy día el concepto de lo urbano, es la carta o presentación oficial de que el tigueraje está ahí (presente). También está en el sonido de las campañas políticas, en el cántico del parqueador. Desde niño, te inculcan que ser tiguere es algo que está bien, es un organismo de defensa.  Si en la cedula (ID) te dejaran ponerte tiguere mucha gente lo hiciera.

Eddy: Un ejemplo de tigueraje, es la conversación (transformación) que tienes con un policía cuando le dices “comando” o “jefe”. Todo el mundo anda en eso, en su tigueraje a manera cotidiana.  Aunque en el país están los Tigres del Licey, la gente les dicen “Los tigueres del Licey”. Es una cultura que suena, no solo a música; es un estilo de vida. Estoy seguro que los padres del tigueraje tiene que ver con Balaguer o Trujillo.

Eddy Núñez, Marlene Mesanz y Fernando Soriano en Casas Del XVI

En el Caribe se desconoce que el expresidente dominicano Joaquín Balaguer, tiene esa misma dualidad de la que hablamos, tiene sangre puertorriqueña (su padre). Al igual que el conocido escritor y político Juan Bosch (madre puertorriqueña). ¿Por qué deciden traer esos elementos políticos al juego de El Gran Poder de Diosa?

Eddy: Tabaré tiene veneno. Él como director, le impregnó ese elemento al video, fue algo automático, es un complemento. El plátano es una autocrítica, es totalmente su interpretación visual. Hay una tradición que se hacía mucho, reconocida como el Día de San Andrés. Las clases en la esuela se paralizaban, le tiraban huevo a las guaguas. Eso para mí era local, hasta el día que se hizo la idea visual que propuso Tabaré, yo siento que jugó majestuosamente con el elemento de la pérdida de la inocencia.

La idea de ponerlo en imágenes con hechos reales de discursos del pasado, es ponerlo en la palestra, la realidad es que muchos de los dominicanos millennials están desconectados de esa historia que en si es reciente, que si lo analizas de alguna manera se vive a diario.

La canción de “Plátano en la Ciudad” hace alusión a la autocrítica, eso que nosotros los dominicanos vivimos cuando no sabes de dónde venimos o para dónde vamos, ser mestizos, una mezcla de culturas de manera obligada nos hace tener una identidad forzosa, y por ejemplo esa es la dualidad que todos tenemos. Todo el Caribe fue formado de la misma manera, todavía seguimos repitiendo esas realidades, me imagino que es para eventualmente sacar una identidad propia y dejar de ser acomplejados, inclusive sanar esas heridas, todos como caribeños. Es una condición inherente de la raza humana, ya que no es estática, siempre vivir mezclándose y reinventados con sus propias virtudes y sus desgracias.

Eddy Núñez de El Gran Poder de Diosa y Emil Medina en Casas Del XVI, Santo Domingo R.D.

No puedo decir soy fan de ustedes, esa palabra no me gusta. Un fan toma decisiones musicales sin pensarlas, en ocasiones olvida el elemento de la crítica y pierde el elemento del juicio. Hoy día la relación entre el artista y el oyente, debe ser una relación de ambos lados, eso representa un desapego para el artista y una ruptura al ego. El Gran Poder de Diosa al igual que la poesía y la religión, me despierta el deseo de entender e indagar… Es contenido que me lleva a descubrir. ¿Ustedes como grupo se sienten que han puesto a la sociedad dominicana a cuestionarse?

Marlene: Sí. Al final aparte de la filosofía, cada integrante, todos queremos expresarnos a través de la música, entre todos tenemos el compromiso de llevar un mensaje a los más jóvenes, es como una misión. El arte es básicamente para transformar, ya sea al que lo hace por música o por la pintura. Entre todos tenemos ese deseo de poder hablar y contar historias.

Eddy: Hay algo que me llamó la atención, me parece que es vital, tener las dos visiones (desde cada isla). Por ejemplo, en Higüey se oyen emisoras de Puerto Rico, nunca imaginé que existiera un “Show de las 12” en Puerto Rico y uno al mismo tiempo acá. Eso es algo que pasa por desapercibido si no existen dualidades.  

Personas como tú, son puentes, son encargados de una generación y eso es muy importante. Cada cuatro años la gente olvida. Si no existen puentes la gente olvida su historia inmediata. Yo de alguna manera no quiero forzar a nadie, no quiero ponerle una cruz. Pero sí quiero ser puente.

Es una decisión clara al asumirla, eso tiene su precio, tiene su cosa buena y es una responsabilidad grande. Yo estoy buscando constantemente conectar con puentes, cómo vamos a llegar a esa relación de cada persona como seres humanos. Al final del día no somos semi-dioses.

Lo que tú estás diciendo describe características de la generación que estamos viviendo. La generación más joven vive más de la influencia que de la vulnerabilidad. Pienso que la influencia va a caer y va a subir la apreciación a la vulnerabilidad. Sin darse cuenta, eso es lo que están buscando para darle chispa a sus días. Ustedes están tocando temas de una sociedad vulnerable. Es muy difícil que la gente baile música vulnerable. ¿Están conscientes?

Fernando: Es como que lo decidimos, queremos que la gente lo sienta. Es parte de algo que no nace solo, si la gente lo siente. Hay cosas que tú sugieres a la gente, pero ellos escogen.

Hay algo que nos lleva a crear esa comunión con la gente, para que reciban y ellos decidan que quieren hacer con nuestra música. Creo que eso es nuestro grupo, uno que trata de crear comunión entre la gente que lo ve y lo siente, la música que hacemos tiene ese sentido. Puede ser que la música que venga luego pueda cambiar, pero todos estamos en un proceso, y se ve reflejado en nuestra música.

Eddy: A la gente no le gusta mostrarse vulnerable. Entonces los artistas no estamos exentos de eso, estamos en ese mismo proceso de la vulnerabilidad, no es que tomamos el concepto y decidimos explotarlo, es que lo vivimos, ya que vivimos en un proceso mental. Es un proceso para uno sanar, y brillar, no es para quedarte ahí, cuando tú brillas inspiras, creo ese es el objetivo. Cuando yo me inspiro estoy feliz, y hago a los otros felices.  

Francisco Bolilo martinez en Ruta 23

Los felicito por la decisión de incluir a un músico con tanta trayectoria y experiencia como Francisco “Bolilo” Martínez.  Calle 13 en su momento tuvo en su agrupación la presencia de la inminencia Jerry Medina; Cultura Profética hizo lo mismo incluyendo en sus vientos a el saxofonista Furito Ríos, un maestro del jazz latino. Este tipo de figuras con ‘seniority‘ le añaden un atributo invaluable al escenario. ¿En su caso, Bolilo es parte del proceso creativo? ¿Qué representa tenerlo en el grupo?

Eddy: Bolilo, es la columna vertebral, y más con la representación y el rol que tiene con nosotros. Sí, él es parte del proceso, aporta mucho desde el principio en lo que hacemos. Es una enciclopedia de cuentos, de anécdotas de viajes, su trayectoría nos equilibra. Tiene un oído increíble, es un honor tenerlo ahí. Sucedió cuando tocamos con Rita Indiana y Los Misterios, cuando él entró al grupo, logró lo mismo.

Poteleche junto a Emil Medina y El Gran Poder de Diosa en Casas de XVI

Si fuéramos a recrear la foto de la Última Cena compuesta por los artistas que representan la música alternativa dominicana. ¿Quiénes estarían?

Eddy: De acuerdo al contexto mío, puedo decir que que hay un crew. Hay headliners como por ejemplo: Alex Ferreira, Vicente García y Riccie Oriach. Yo no puedo meterme ahí, lo veo como un grupo de personas que se han conectado como generación de músicos. Por ejemplo, pienso en José Carlos (dueño de La Espiral, Sosa de la Alucinante Banda, ConCon Quemao, tal vez nosotros somos la sombra de eso, no es lo mismo decir Rita Indiana, que decir Los Misterios.

La generación completa somos un resultado de gente previa, ellos son los que nos dieron esa inspiración. A mí me gustaría ver una banda como un dream team, algo así como la Fania All Star.

Añadiria a Fernando tocando con Riccie junto a William (GPD) y Marlene tocando la tambora, y finalmente en sintetizador Subtrópico y Gabo Lora.

Entonces, de algo estaríamos claros. ¿En esa foto de la Última Cena se encuentra Luis Díaz?

Eddy: El Espíritu Santo es Luis “El Terror” Díaz, estoy de acuerdo. No sé quién sería el Judas, Luis es para mí el papá y la mamá. Para mí, está vivo, como Maelo, una inspiración eterna. 

Editor en Jefe del contenido que le estas prestando atención. Soy un provocador del Caribe nacido y criado bajo la Buena Vibra, actualmente viviendo en latitud perfecta. En ocasiones conocido como Encuentros Casuales.

OPINIONES

Emil Medina

Editor en Jefe del contenido que le estas prestando atención. Soy un provocador del Caribe nacido y criado bajo la Buena Vibra, actualmente viviendo en latitud perfecta. En ocasiones conocido como Encuentros Casuales.