Childish Gambino fuera de formato

Childish Gambino

Por Hanky Lennon

Soy diseñador por vocación y me fascina adentrarme en el análisis de las propuestas musicales de artistas que admiro. Es decir, cada detalle que compone el proyecto audiovisual, desde su look y la calidad musical, hasta el color de las luces en los conciertos.  Un gran elemento que complementa mi capacidad de diseño son los viajes que provoco para acelerar mis técnicas a la hora de trabajar. Por los pasados años los festivales de música han sido el taller perfecto para inspirarme a la hora de regresar a ejecutar.

Foto por Hanky Lennon

Curiosamente, este año no he ido a ningún festival, pues me he inclinado a ver y buscar propuestas musicales individuales a diferencia de presentaciones en festivales. Me apasiona observar el comportamiento de las masas en estos eventos, e identificar si mantienen un patrón o son un pulso totalmente diferente.

La experiencia más reciente, fue el momento en que Childish Gambino se presentó por primera y (supuestamente) última vez en el Madison Square Garden.

Estuve contemplando su propuesta musical de rabo a cabo. Observé su show con el ojo crítico que he desarrollado a través del diseño, y es muy diferente a la perspectiva de un fanático.  La experiencia fue tan grata que me motivé a escribir esta nota que pretende convertirse en una serie de reseñas sobre las propuestas multiformato de artistas que admiro.

Foto Greg Noire

El show se sintió tal y como él lo describió cuando salió silenciosamente al escenario: “esto no un concierto, es estar en una misa”, y literalmente así fue la experiencia. Me sentí que estaba viviendo la manifestación de un logro muy personal y al mismo tiempo la culminación del capítulo de una de las obras de Daniel Glover titulada Childish Gambino.

Foto por Hanky Lennon

Childish recorrió el Madison conectando con cada lateral del espacio. Su obra dejaba de estar solamente en la tarima y se convertía en una pieza colaborativa. Uno de los momentos más llamativos fue cuando estaba de rodillas y dijo:

“I used to come to this place to see some of my favorite rap acts when I was going to NYU… A lot of ‘em didn’t get to play stadiums this big. Y’all don’t remember these times, but rap it was like a small thing for a long time. Even when I was a kid people were like, ‘Yeah, that’s what kids do.’…Be yourself, cause dreams come true.”

A medida que avanzaba el show no solo identificaba respuestas a curiosidades que tenía sobre su obra multiformatica, comencé a cuestionarme un sinnúmero de cosas que me motivan y definen la etapa en la que me encuentro. Durante el concierto, Childish pudo dominar las diferentes facetas de su propuesta como músico y congregarlas en el Madison Square Garden. Como actor, dominó el espacio y el personaje de Gambino; como músico, conectó con su público como pocos se atreven hacerlo y el sonido fue impecable. Como director, la experiencia visual fue una rica en iluminación que complementaba cada canción de manera única. 

Childish_Gambino_Madison_Square_Garden

Foto por Greg Noir

En el público había grupos mixtos: los que solamente lo conocían por el éxito de sus videos, los que lo conocían desde su comienzo (Camp 2011) y los que llegaron por simplemente ver en vivo “This is America”.

Childish-Gambino

Foto por Greg Noir

Las habilidades que muestra y el compromiso con su público brillan por luz propia y no hace falta ningún efecto especial más allá que no sea Gambino.  

Su simplicidad en tarima le agrega gran valor a su propuesta. No abusa de vestimenta, adornos o elementos visuales en pantalla que exploten su representación gráfica. El elemento constante durante su show, es su letra y su conexión con el público.

Al recapitular sobre su performance pude percibir su continuo deseo de seguir explorando, sentí estar en la presencia de un artista en plena evolución personal constante. Ha dedicado mucho tiempo y trabajo para recibir su debido reconocimiento, ahora busca lograr cerrar este capítulo artístico y apostar a nuevos retos es su norte. Son esos riesgos los que nos hacen sentir más libres, evidencia es lo ligero que se manifiesta en y fuera de la tarima.

https://www.instagram.com/jinaoc/

Arte por @Jinaoc

La natural evolución de Daniel Glover como artista

Resulta ser algo mágico cuando un artista logra enterrar un personaje por completo para evolucionar con una nueva propuesta musical. Mencionando algunos sin orden de prioridad están las transiciones que ha tenido: Tom Yorke de Radiohead, James Murphy de LCD Soundsytem, Erlend Oye de Whitest Boy Alive, Julian Casablanca con The Strokes y Chet Faker a Nick Murphy. Todos por lo general se han quedado en lo mismo, una propuesta musical. Childish Gambino + Daniel Glover tiene una gran diferencia, se ha desarrollado en un marco artístico mucho más diverso. Su propuesta es un universo que involucra el arte como un todo, que va desde lo narrativo, interpretativo y performático, hasta lo popular.

Foto Greg Noir

Al final, todo es diseño.

La escenografía, el uso de las luces, la selección del rundown, todo es un complemento partiendo del diseño, es un masterpiece no es solamente el acto, es todo lo que conlleva crear esa pieza. Como diseñador me motiva ver esos detalles y sentir cómo se van entrelazando.

Childish Gambino es una propuesta que hace que las cosas pasen, toma riesgos y su manera en que canaliza la creatividad en tantos proyectos diferentes es propio de tenerlo como un referente para tus procesos artísticos.

 

Autor: Hanky Fermín
Editor: Emil Medina

OPINIONES