Edmaris Carazo se abanica con palabras

Sopla viento

Su gran pasión es escribir y la disfruta de las maneras más simples y complejas.

Todos los días experimenta la escritura a través de la publicidad, campo en el que se desempeña como directora de mercadeo digital. En su rol de empresaria y artesana, confecciona abanicos de mano con sus frases a través de Sopla Viento.

Es así como, letra tras letra, Edmaris Carazo, autora de El día que me venció el olvido, se posiciona como una de las representantes de la literatura joven en Puerto Rico. Ya sea a través de su trabajo como publicista, su nueva aventura en Sopla Viento o cada una de sus publicaciones digitales o impresas, escribir es su centro.

“Yo sigo buscando maneras de escribir y llevar mi pasión a otros proyectos”, nos contó Edmaris en una conversación como preámbulo al Festival de la Palabra, a celebrarse del 9 al 14 de octubre en San Juan. #EsTiempodeRegresar

Edmaris Carazo

Foto por Naty Benítez

Graduada de la Universidad de Puerto Rico, Recinto de Río Piedras (UPRRP), con un bachillerato en Estudios Hispánicos en el 2006, obtuvo su Juris Doctor en la Escuela de Derecho de la UPR en el 2012. Ama la salsa, la práctica de yoga y la literatura.

Tras tomar varios talleres de escritura y literatura con la autora puertorriqueña Mayra Santos Febres, considerada por Edmaris como una mentora, fijó su mirada en ver cómo pueden evolucionar las vivencias en palabras. Lejos de “elevar” sus escritos a “otros niveles”, Edmaris se inspira en anécdotas y experiencias que narra en un estilo cotidiano. A veces con sarcasmo, con risa y con seriedad. “Escribo desde lo que yo conozco”, dijo.

“El día que me venció el olvido” cuenta a dos voces la historia de tres mujeres de tres generaciones distintas. El lector se siente dentro de la cabeza, desde los ojos y entre las piernas de una narradora que vive de prisa, intentando escapar de la genética y las decisiones de su familia. La novela obliga a mirarse desde los ojos del Alzheimer, del desdén, de la indiferencia y desde la erotización del dolor.  Una narración concisa, íntima, cotidiana, irreverente, humana y poderosa que produce cosquillas de las buenas y de las malas en el lector que observa a una abuela que olvida, una madre que ignora y una hija que intenta recolectar y juntar los pedazos antes de que el olvido los desaparezca.

De la misma forma se expresa en “Siempre Jueves”, blog que mantiene hace una década y que ubica al lector en tiempo y espacio con situaciones que todos pueden identificarse. Una visita al ginecólogo, el matrimonio, las bodas, las familias, en fin, asuntos del diario vivir observados en detalle. Precisamente, varios de sus textos se publicarán en una recopilación que presentará este mes en el evento que reúne a más de 50 escritores de América Latina en Puerto Rico.

Edmaris Carazo

Foto por Naty Benítez

“El Festival de la Palabra es una ventana al mundo”, resaltó Edmaris. ¿Y quién mejor que ella para decirnos? Este año tendrá la oportunidad de conversar con Esmeralda Santiago, #TheOneAndOnly, en un encuentro que tendrá durante el evento. Su relación con la autora de “Cuando era puertorriqueña”, comenzó luego del huracán María y tras recibir varias invitaciones a participar en radio en inglés. #Yeah

Esmeralda leyó su novela y desde ese entonces han tenido constantes intercambios telefónicos y escritos a los que Edmaris ha accedido “esmelená llorando de la emoción”.

La admiración es mutua. De hecho, recientemente Santiago la catalogó como one of her favorite talents from Puerto Rico at the moment,en un artículo de Remezcla. #Boom

Edmaris Carazo

Foto por Naty Benítez

“En tiempos de literatura moderna, ser escritor es como cuando van todos vestidos a una playa nudista”, comentó Edmaris sobre la exposición del oficio en las redes sociales y las nuevas plataformas digitales. Hay que estar en la constante búsqueda de llegar y estar preparados para el rebote y la interacción.

Es así, como después del paso de María, ante una ola de calor y “solo tener cartones pa’ soplarse”, llegó Sopla Viento, un proyecto artesanal y empresarial que “pone a hablar a los abanicos” de mano.

“En la búsqueda de cómo llevar mi pasión a otras oportunidades, nació la idea de ponerles palabras a los abanicos, algo que siempre me ha gustado”, explica Edmaris, quien quiere acabar con la percepción de encasillar los abanicos en una generación.

Ya sea como recordatorio de bodas o un accesorio necesario para sobrevivir en el trópico, los abanicos de Sopla Viento, al igual que la escritura de Edmaris, tienen un propósito claro y estamos seguros, es mucho más que refrescar.

Edmaris Carazo

Foto por Naty Benítez

Soy periodista, profesora y estratega digital. La pasión de poner una letra al lado de la otra, que me acompaña desde séptimo grado, me trajo a este espacio en el que comparto experiencias y vivo las de otros virtualmente. Me emociona leer e imaginar distinto.

OPINIONES

Lillian E. Agosto

Soy periodista, profesora y estratega digital. La pasión de poner una letra al lado de la otra, que me acompaña desde séptimo grado, me trajo a este espacio en el que comparto experiencias y vivo las de otros virtualmente. Me emociona leer e imaginar distinto.