Polly Nor: Lo personal es político

Polly Nor, Looking Back

Polly Nor plasma las complejidades de la experiencia femenina en el siglo 21 a través de ilustraciones satíricas y demonios ubicuos.  

Basada en Londres, Polly Nor disparó a la fama en el 2015, en parte por su primera exhibición titulada Sorry Grandma: An Exhibition of Obscene Drawings presentada en la Galeria 71a, pero grandemente por sus redes sociales. Sus publicaciones en Instagram se popularizaron gracias a la manera tan única que la artista retrata momentos cotidianos de la vida de una mujer joven contemporánea.

Sus ilustraciones son íntimas. Polly Nor captura a mujeres con chichos, estrías, pelos y acné en posiciones como: sentadas en el inodoro, masturbándose (sin el male gaze característico del porno popular), bañándose y en otros momentos de su diario vivir. En una plataforma como Instagram, donde la perfección fingida es el pan de cada día, sus creaciones sirven como un contraste refrescador que nos recuerda nuestras realidades.

Polly Nor

‘Nmrlywbu’ by Polly Nor

Sin embargo, el aspecto más representativo de Polly Nor son los demonios ubicuos. Una figura poderosa que toma distintos roles dependiendo de lo que la artista desea transmitir. A veces, los presenta como homólogos a las mujeres protagonistas y otras, como conductas o personas tóxicas. Las imágenes recurrentes, sin duda, son los demonios quitándose la piel de humana, como si fuese un bodysuit.

Polly Nor

‘Long Days and Short Nights’ by Polly Nor

En el 2016, el demonio que despoja de su piel humana, fue protagonista del video musical Halfway to Nowhere de Chelou. Nor, en colaboración con Andy Baker, trabajó la animación de dicha producción. En el mismo, podemos ver la relación del demonio y la mujer. La dualidad de dos seres en uno.

En su segunda exhibición, It’s Called Art Mum, Look It Up (2017), Nor incluyó una instalación de los trajes de piel, los cuales colgaban de ganchos como ropa en un clóset. La ilustradora comentó en una entrevista con la revista Daze (2017): For me, (the suits are) about growing up: feeling the pressure to look a certain way, or to put this face on for the rest of the world, but lots of people read into it in different ways.No obstante, también presenta series más recientes como You Don’t Know Him Like I Do donde el demonio encarna una pareja tóxica.

El poster de su tercera exhibición Airing My Dirty Laundry In Public (2018), que comienza el 12 de octubre, se llama Deep Cleanse y expone una poderosa imagen donde cinco demonios lavan y tienden ropa junto con trajes de piel. Ciertamente, los demonios en los trabajos de Polly Nor sirven como un reconocimiento del dañino condicionamiento cultural al que son expuestas desproporcionadamente las mujeres.

Polly Nor

Airing My Dirty Laundry In Public se enfoca en traer a la luz asuntos que son comunes, pero no suelen ser considerados dignos de la esfera pública. Así, desarrolla un análisis interesante sobre la tensión entre el performance de feminidad versus la angustia privada – un tema nada nuevo en su producción artística -. Nor reta las fronteras de lo que es considerado privado y público, algo que sin mucho esfuerzo me hace pensar en la excelente frase de Kate Millet: Lo personal es político.

A Series of Nine by Polly Nor

‘A Series of Nine’ by Polly Nor

'Nobody Knows' by Polly Nor

‘Nobody Knows’ by Polly Nor

Polly Nor

‘While Ur Watching Me’ by Polly Nor

Mulata aficionada a la música urbana y la fotografía que se desenvuelve en la escritura. Explora la cultura popular desde las intersecciones de raza y género, utilizando su subjetividad como hilo conductor. Compuesta de burundanga y contradicciones.

OPINIONES

Natalia Merced

Mulata aficionada a la música urbana y la fotografía que se desenvuelve en la escritura. Explora la cultura popular desde las intersecciones de raza y género, utilizando su subjetividad como hilo conductor. Compuesta de burundanga y contradicciones.