El porno mainstream funciona como una fábrica de violadores

Pornografía mainstream

SIN EDUCACIÓN SEXUAL, un video promocional del festival Salón Erótico Barcelona, se hizo viral. Estamos hablando de uno de los festivales de cine erótico más importantes en Europa. Es curioso que la promoción de un festival de cine erótico se enfoque en los aspectos dañinos del porno, pero debemos posicionarlo en el contexto adecuado.

El video comienza preguntándote: “Y tú, ¿cómo aprendiste a follar?” y te invito a ti, lector/a, a preguntarte: ¿Cómo aprendí a follar? (o la palabra boricua para follar). Seguramente te acercaste al sexo a través del porno y es común, muy común. La educación sexual, la poca que existe, tiene un enfoque médico. Debido a esto, lo poco que aprendemos en la escuela es exclusivamente sobre enfermedades de transmisión sexual y métodos anticonceptivos. Sin embargo, no se humaniza el sexo.

checkinmela

Ilustración por Mela Pabón (@checkinmela)

¿Qué ocurre cuando no le provees a adolescentes hormonales educación comprensiva sobre la sexualidad humana? Recurren a otras fuentes: porno.

El porno popular es hecho por y para los hombres cisheterosexuales. Está profundamente definido por el male gaze. Produce y reproduce conductas abusivas dentro del sexo y las relaciones humanas. El video señala solo algunas de las situaciones:

  • La ropa que lleva puesta una mujer indica sus ganas de tener sexo
  • Si no hay violencia, no hay placer. (“Si no hay ahorcada, no hay mamada”)
  • Una mujer borracha es una oportunidad para aprovecharse de su voluntad
  • Una mujer que no muestra resistencia está consintiendo a sexo

Cada una de estas situaciones, y muchas más, son parte de rape culture, que la misma es una manera de normalizar la violación o conductas que pueden resultar en una violación.

El porno popular convierte a la mujer en un objeto de placer, casi homóloga a un juguete sexual. No es un sujeto activo en sexo, sino que un objeto al que se le “hace” sexo. Su único deber es cumplir la fantasía sexual del hombre. El video promocional recurre a ponerle máscaras o añadirle blur a los rostros de las mujeres, así señalando un gran factor del porno popular: la deshumanización. La toma común en un video pornográfico se enfoca en los genitales y se convierte en una mezcla de vagina, ano y pene que completamente desliga a las personas involucradas de una identidad.

porno machista

El video afirma, rotundamente: “El porno más machista seguirá siendo la única clase de educación sexual a la que asistirá tu hijo y tu hija; y mientras siga así, seguiremos fabricando violadores en manada”. No solo es una aseveración sobre las consecuencias de un porno falocéntrico y una educación sexual sin mirada humana, sino que alude al famoso caso sobre los cinco violadores españoles, autodenominados como La Manada, que violaron en grupo a una joven de 18 años.

“[el porno] Juega un papel crucial en cómo formalizamos nuestra identidad sexual. La cultura de violación se la otorgo a la normalización de actitudes opresoras y de adquisición de poder. Poder que viene con unos patrones de falta de atención en salud mental y educación sexual”, comentó Amanda Nayd, Consejera de Psicología especializada en Sexualidad Humana.

El camino de un adolescente curiosamente viendo porno a un abusador sexual es complejo y para nada directo. Sin embargo, al considerar la escasez de eduación sexual y la magnitud de casos de violación y agresión sexual, cobra pertinencia evaluar las imágenes recurrentes en el porno popular y su rol en un sistema patriarcal que promueve el rape culture. La violación es sobre poder y el porno popular utiliza el poder masculino una y otra vez.

Ahora, volviendo al cuestionamiento original: ¿por qué lanzar un video negativo sobre la pornografía para un festival de cine erótico? Al final de la promoción, la narradora dice: “En una sociedad sin educación sexual, era obligatorio que el porno cambiara»,y se lee en la pantalla: «Ahora mandamos nosotras». El Salón Erótico Barcelona tomó una posición firme en cuanto al tipo de pornografía que se permitiría presentar del 4 al 7 de octubre. No será porno machista. Será porno que eduque, que muestre sexo realista, sexo con consentimiento, sexo con respeto, sexo con sujetos y no objetos.

Porno como el que mujeres como Tristan Taormino y Erika Lust crean actualmente. Porno hecho por mujeres con una mirada feminista, que valora el consentimiento, el placer para ambos y la diversidad sexual y de género. Si desean conocer más sobre porno feminista, lean mi pieza Pornografía Feminista: Una Propuesta Ética

Mulata aficionada a la música urbana y la fotografía que se desenvuelve en la escritura. Explora la cultura popular desde las intersecciones de raza y género, utilizando su subjetividad como hilo conductor. Compuesta de burundanga y contradicciones.

OPINIONES

Natalia Merced

Mulata aficionada a la música urbana y la fotografía que se desenvuelve en la escritura. Explora la cultura popular desde las intersecciones de raza y género, utilizando su subjetividad como hilo conductor. Compuesta de burundanga y contradicciones.