Nos matan y nos culpan a nosotras

violencia de genero

Escribo esto el domingo, 25 de noviembre, un día que conmemora el asesinato de las hermanas Mirabal, que conmemora el Día Internacional Contra la Violencia de Género y que las compañeras luchando por un Puerto Rico sin violencia machista, fueron atacadas con macanas y gas pimienta frente a La Fortaleza. Me armo de fuerzas para escribir sobre el asunto porque la rabia se desborda y la impotencia me consume.

Han sucedido 22 feminicidios en Puerto Rico por lo que va del año, el doble de lo que fue en el 2017. Mientras escribo esto, un hombre amenaza a su familia y, armado con un machete, se atrinchera en su casa. La violencia de género es un problema real y desenfrenado en nuestra isla.

violencia de genero

Por: Mari B. Robles Lopez (@mediapersona)

Comencemos con lo básico para quienes no conocen términos importantes. ¿Qué es la violencia de género? Se refiere a cualquier violencia -ya sea física, emocional o psicológica- basada en el género de la persona y que se nutre de estructuras de poder. ONU Mujeres señala que el concepto destaca la dimensión de género en la subordinación de la mujer en la sociedad y su vulnerabilidad frente a la violencia. Incluye actos como agresión sexual o violación, prostitución forzada, discriminación laboral, infanticidio en base de género, castración, ablación de clítoris, tráfico de personas, hostigamiento sexual, ataques homofóbicos y transfóbicos, revenge porn, entre otros.  

Paz para la Mujer / Colectivo Moriviví

Paz para la Mujer / Colectivo Moriviví

Según ONU Mujeres, una de cada tres mujeres en el mundo sufre violencia física o sexual. Similarmente, cada 10 minutos en el mundo un hombre comete un feminicidio contra su pareja o expareja. Alrededor de 60,000 mujeres al año son asesinadas en América Latina, región donde se encuentran más asesinatos a base de género. 14 de 25 países en el mundo con las tasas más altas de feminicidios se encuentran en Latinoamérica.

¿Te parece alarmante ya? ¿Ya tienes ganas de salir a exigir justicia?

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), Puerto Rico tiene una de las tasas más altas en el mundo en violencia contra las mujeres. Todo esto se vincula a la falta de equidad, un problema mediante el cual se ejerce el poder y control hacia las mujeres así como la crisis económica y medidas de austeridad que afectan directamente a la mujer y su familia, declaró la coordinadora de Paz Para la Mujer, Vilma González, en una conferencia de prensa del Colegio de Profesionales del Trabajo Social.

De los 22 feminicidios, tres fueron a manos de agentes de la Policía de Puerto Rico. Además, han ocurrido 180 casos de violencia doméstica con agentes de la Policía en el 2018. Para decirles más, el Negociado de Ciencias Forenses (NCF) tiene 2,254 rape kits sin analizar desde el 2006.

¿Verdad que da rabia? ¿Verdad que es espeluznante? ¿Ahora entienden nuestro miedo?

Aterrizamos en el fin de semana del 23 al 25 de noviembre. La Colectiva Feminista en Construcción organizó un Plantón Feminista para sacar la cara por el país pero, más que todo, por las mujeres y femmes puertorriqueñas. Se plantaron frente a La Fortaleza para exigirle al gobernador que firme una orden ejecutiva que declararía un estado de emergencia para atender el problema de violencia de género en Puerto Rico.

Además, el Colectivo Toto tomó varios edificios del Viejo San Juan, como el Monumento a la Policía y la Plaza en Honor a la Mujer Puertorriqueña, y los marcó con manchas de manos ensangrentadas que representan las mujeres asesinadas y la absurda cantidad de feminicidios en la isla.

Durante este tiempo legisladoras del Partido Nuevo Progresista (PNP), Tata Charbonier y Lourdes Ramos, lanzaron una carta donde tildaron a la Colectiva de hipócritas y su manifestación una “politiquería” porque no protestaron durante el cuatrenio de Alejandro García Padilla.

Igualmente, muchos y muchas tomaron las redes sociales para cuestionar la necesidad de legislación ya que es un asunto que se debe trabajar con educación en el hogar. Este hilo de pensamiento es sumamente problemático porque ignora la manera en que la violencia de género es un problema social, sistemático y generalizado. No es algo nuevo, no son casos aislados sino que se lleva perpetuando durante siglos y cada vez que el Estado se limpia las manos de su responsabilidad, se refuerzan las estructuras de poder que permiten que ocurra la violencia de género. Más aún, ¿cómo puedes decir que no es asunto de la legislatura o rama ejecutiva cuando sus propios uniformados exhiben patrones de conductas violentas hacia sus parejas?

23 de noviembre

Por: Mari B. Robles Lopez (@mediapersona)

“La impunidad, que alcanza niveles alarmantes en América Latina y el Caribe, es un elemento central para la perpetuación de la violencia contra las mujeres. Mientras persista la impunidad, las sociedades continuarán aceptando y tolerando actos de violencia contra mujeres y niñas. La violencia contra las mujeres es el abuso más generalizado de los derechos humanos y el feminicidio es su expresión extrema”, dijo ONU Mujeres en un comunicado.

La Colectiva realizó conversatorios, drag shows, piquetes, twitazos, conciertos, cacerolazos, entre otros. Durante esas 48+ horas, lograron reunirse con Johanna Vélez García e Ileana Aymat quienes le pidieron a la Colectiva que redactaran un informe con sus reclamos para hacérselos llegar a Rosselló. Sin embargo, en ningún momento hubo contacto directo con el gobernador.

De hecho, el último día -el Día Internacional de No Más Violencia contra la Mujer- durante el piquete, trajeron a la fuerza de choque y respondieron a la manifestación con macanazos y gas pimienta. Es irónico e insólito que en tal día y en una manifestación específicamente para erradicar la violencia contra la mujer, se lanzaron a las activistas con violencia y agentes químicos. 

Día Internacional de No Más Violencia contra la Mujer

Por: Mari B. Robles Lopez (@mediapersona)

Más adelante, Ricky Rosselló tomó su cuenta de Twitter para darse palmadas en la espalda ya que encendió La Fortaleza de color violeta para “honrar y a la vez recordar la vida de 22 mujeres asesinadas por su pareja aquí en Puerto Rico”. Esto, obviando por completo el despliegue de violencia que ocurrió pocas horas antes contra mujeres que estaban frente a su casa exigiendo la misma justicia que él alega querer. Igualmente, omitiendo el hecho que una de las primeras acciones que tomó su administración fue derrocar la perspectiva de género en las escuelas, algo que ayudaría a educar niños y niñas a tener un mayor sentido de consentimiento, respeto y equidad.

De más está decir que existe un problema serio sobre la violencia de género y la falta de responsabilidad y acción de los organismos gubernamentales que les corresponde hacer algo al respecto. Nos toca a nosotras tomar cartas sobre el asunto y continuar realizando esfuerzos como el que la Colectiva hizo este fin de semana. La violencia de género es un fenómeno que trastoca a todo tipo de mujer a nivel mundial y es una expresión de las estructuras patriarcales que permean todos los espacios que navegamos. No es algo que se resuelve con “mejor educación en el hogar”, es sistemático y generalizado, es un asunto de seguridad pública y equidad de género que amerita acciones coordinadas en todos las instituciones y recovecos de Puerto Rico.

Mulata aficionada a la música urbana y la fotografía que se desenvuelve en la escritura. Explora la cultura popular desde las intersecciones de raza y género, utilizando su subjetividad como hilo conductor. Compuesta de burundanga y contradicciones.

OPINIONES

Natalia Merced

Mulata aficionada a la música urbana y la fotografía que se desenvuelve en la escritura. Explora la cultura popular desde las intersecciones de raza y género, utilizando su subjetividad como hilo conductor. Compuesta de burundanga y contradicciones.