Al Son de Maelo, un homenaje al Sonero Mayor

Maelo

El sol demostraba contentura con sus rayos. Imagínate, estaba en primera fila para celebrar a Ismael Rivera, el gran Maelo de Puerto Rico que, puede no estar físicamente en su querido Santurce, pero sí en las memorias de las personas que canción por canción lo recuerdan a diario.

Primer homenaje a la memoria de nuestro #SoneroMayor el pasado domingo 9 de diciembre.

La Plaza Juan Morel Campos del Centro de Bellas Artes de Santurce (CBA), se activó con talleres de bomba y plena, kioskos de comida y bebida y artesanos. Los más pequeños demostraban su talento en el arte con carteles representativos del “Sonero Mayor”. Los más grandes buscaban entre las artesanías y las camisetas, recuerdos que hicieran eterna la imagen de Maelo, escudriñaban entre libros relacionados a su música y disfrutaban a las orquestas que en vivo la interpretaban.

Al Son de Maelo

El junte para seguidores del salsero se dio en una colaboración entre el Instituto de Cultura Puertorriqueña (ICP), la Fundación Ismael Rivera y estudiantes de la Universidad del Sagrado Corazón (USC) para establecer (y hacer costumbre) el Festival y Tributo Al Son de Maelo.

Festival y Tributo Al Son de Maelo

Entre “Las caras lindas de mi gente negra” y “Quítate de la vía Perico», se veían los celulares haciendo memoria de bailes y hasta de un inolvidable performance de voz y movimiento con nada más y nada menos que la etnóloga Ivette Chiclana y la artista Awilda Sterling. Se escuchaba la clave.

Ivette Chiclana

“Se te extraña, Maelo. Sigues vivo en las ondas sonoras de nuestros recuerdos. Las personas seguirán haciendo eco de tus canciones”, decía Chiclana, haciendo mención e hincapié en su relación con Rafael Cortijo.

Awilda capturaba nuestros ojos y hacía que la persiguiéramos del tingo al tango en su caminar y en su bailar. Nos hacía parte de su conversación y tributo a Maelo con una pieza que integraba al público y hasta memorabilia del Brujo de Borinquen.

Awilda Sterling

A quien le picaba el hambre, le esperaba una fila parecida a una vía, como la de Perico, para degustar una alcapurria confeccionada en la hoja de plátano o unos pastelillos (sí, pastelillos) que resaltaban desde la vitrina. A quien le dio sed, le esperaba una barrita variada con bebidas con y sin bautizar (tú sabes, pa’ ambientar).

Fundacion Ismael Rivera

Justo al lado y en tarima, nuevas generaciones de música tropical hacían un homenaje a nuestro Sonero Mayor con sus voces e instrumentos, sacando a muchos de la grama y poniéndolos a bailar a su son. “¡Siéntelo, Maelo!”, se escuchó decir a un hombre demostraba su fanatismo cocolo con una toalla de playa protagonizada por rostros salseros “indestructibles” de Puerto Rico.

Fundacion Ismael Rivera

Sin lugar a dudas, Maelo dejó claro en su querido Santurce, que pueden haber pasado 31 años pero las tumbas son pa’ los muertos y de muerto él no tiene na’.

“Nos enorgullece celebrar el legado de Maelo, uno de los exponentes de la música puertorriqueña y la música afrocaribeña. Este primer Festival en honor al Sonero Mayor, representa una oportunidad para que las nuevas generaciones conozcan su legado”, expresó Carlos R. Ruiz Cortés, director ejecutivo del ICP.

Fundacion Ismael Rivera

«Esta actividad que realizamos en alianza es una muestra de los nuevos esfuerzos culturales, educativos y comunitarios que la Fundación está realizando para preservar el legado de nuestro Sonero Mayor”, afirmó Ivelisse Rivera, presidenta de la Fundación Ismael Rivera y hermana de Maelo.

Fundacion Ismael Rivera

Fotos por Esteban Morales Neris (@e_gmn)

Soy periodista, profesora y estratega digital. La pasión de poner una letra al lado de la otra, que me acompaña desde séptimo grado, me trajo a este espacio en el que comparto experiencias y vivo las de otros virtualmente. Me emociona leer e imaginar distinto.

OPINIONES

Lillian E. Agosto

Soy periodista, profesora y estratega digital. La pasión de poner una letra al lado de la otra, que me acompaña desde séptimo grado, me trajo a este espacio en el que comparto experiencias y vivo las de otros virtualmente. Me emociona leer e imaginar distinto.