MENOS VIOLENCIA, MÁS PERREO

Solo de mi - Bad Bunny

Bad Bunny otra vez ha hecho lo que muchos no se atreven: usar su plataforma para algo más grande que él.

El Conejo lanzó su nuevo sencillo “Solo De Mi” y, como todo lo que hace, rápidamente fue un hit. Las redes sociales se activaron para hablar sobre lo buena que está la canción. El tema de primera instancia pareció tener una línea muy parecida a “Te Boté” y “Soy Peor”: celebración de soltería y criticar a una ex. Lo diferente de “Solo De Mi” es que al final Bad Bunny añadió un perreíto para activar a sus fans, luego de dos minutos y 15 segundos de un beat calmado que dirige la atención a la letra.

Pero no es así. No es solo una celebración de su soltería, es una declaración en contra de la violencia de género. El trapero decidió darle una interpretación distinta a la canción cuando grabó el video de “Solo De Mi”. Me atrevo a decir que nos sorprendió a todos y a todas con ese visual. Ciertamente no es la primera vez que Bad Bunny toma una posición política, pues en su presentación de Jimmy Fallon señaló a Trump por negar las muertes del huracán María y nadie puede olvidar la carta que escribió en donde señaló al gobernador por usarlo para llamar la atención mientras no toma acción sobre los problemas del país.

El video comienza con una mujer cantando las líneas: “No me vuelvas a decir bebé. Yo no soy tuya ni de nadie, yo solo solo de mí. No me vuelvas a decir bebé, ya tú lo sabes que yo no estoy ni un poquito pa’ ti”. Con cara de asustada, todo el tiempo con la cabeza abajo, la mujer no miró directamente a la cámara. Continúa a la próxima estrofa: “Lo nuestro ya se murió. Lo siento si te dolió. No fui yo quien decidió, fuiste tú quien lo jodió. Que en paz descanse lo de nosotros. No me rompiste el corazón, ya yo lo tenía roto”. Ahí viene el primer puño y la mujer mira a la cámara desafiante con un moretón en el pómulo. Con el segundo golpe y esta vez en el ojo, la actitud desafiante cambia y ahora llora con miedo en su mirada. “Que me quisiste, te lo agradezco, pero no te pertenezco”. El tercer ataque va a la nariz y comienza a sangrar. Hay dolor y miedo pero mira a la cámara con determinación. “Pon lo que quieras en Facebook que yo no te voy a hacer caso. Echa pa’ allá, no me eches el brazo y no me vuelvas a decir bebé”.

En la transición de verso a coro, la mujer se tapa el rostro con las manos. Luego, nos permite que la veamos sin heridas. Ahora nos mira con seguridad y sonríe. Salió del ciclo abusivo y canta: “Yo no soy tuya ni de nadie, yo soy solo de mí”. El video culmina con una escena en un club en donde Bad Bunny celebra al son de perreo con su corillo y la mujer sobreviviente.

Lo excelente de este momento en su carrera es que la canción fácilmente podía tener éxito siendo un tema de soltería, pero el trapero decidió darle otra interpretación. Él decidió convertir la narrativa en una sobre violencia de género y posicionó a la mujer como su protagonista. Mostró el ciclo tóxico pero también le dio un final positivo. La mujer pudo liberarse, sobrevivió el maltrato y ahora celebra con Bad Bunny en una discoteca. Para rematar, el artista escribió en su Instagram una declaración que nunca olvidaremos.

El Conejo está claro en cuáles deben ser las prioridades del gobierno puertorriqueño. Mientras Ricky Rosselló le tira encima la policía a las manifestantes durante el Día Internacional de No Más Violencia Contra La Mujer y niega sentarse a dialogar, mientras nuestro primer mandatario se monta en tribuna tratando de defender las peleas de gallo en Puerto Rico; Bad Bunny se posiciona contundentemente en contra de la violencia de género, señala que sí es una prioridad y hace un llamado a la acción inmediata. El artista ha demostrado que está dispuesto a usar su plataforma, una que ahora mismo tiene toda la atención del público y los medios, para concientizar sobre asuntos que son más grandes que él. No titubea cuando se trata de sacar la cara por su país y discutir sobre lo que realmente importa.

El traperito que a algunos les encanta criticar, que hace música que les causa vergüenza, tiene más babilla que muchos servidores públicos. Pueden decir lo que quieran sobre el trap, pero a Bad Bunny le importa su isla y es inteligente al aprovechar este momento tan importante en su carrera para apoyar un cambio drástico en la manera que se manejan los asuntos de crisis en Puerto Rico. El Conejo lo que quiere es que perriemos en paz, siempre que haya consentimiento: “MENOS VIOLENCIA, MÁS PERREO (Y SI ELLA LO QUIERE, SINO DÉJALA QUE PERREE SOLA Y NO LA JODAS)”.

Mulata aficionada a la música urbana y la fotografía que se desenvuelve en la escritura. Explora la cultura popular desde las intersecciones de raza y género, utilizando su subjetividad como hilo conductor. Compuesta de burundanga y contradicciones.

OPINIONES

Natalia Merced

Mulata aficionada a la música urbana y la fotografía que se desenvuelve en la escritura. Explora la cultura popular desde las intersecciones de raza y género, utilizando su subjetividad como hilo conductor. Compuesta de burundanga y contradicciones.