Mandinga Times: música decolonial

Reading Time: 5 minutes

Después de 10 años de hiatus, la enigmática Rita Indiana regresa a la escena musical con un álbum para el fin del mundo. Esta vez, Rita canta desde su alter ego, Mandinga, que es una figura no-binaria parecida a las criaturas encontradas en la santería afrocubana Olokun, y es la perfecta representación del antihéroe que haría falta en un apocalípsis. 

Mandinga Times te obliga a mirar a tu alrededor, a cuestionarte la realidad que vives y buscar respuestas que hagan sentido del temporal en que nos encontramos. A continuación, Rita Indiana nos ofrece un vistazo al proceso de creación y el bagaje político detrás de su obra.

NM: Cuéntame de tu relación con la música. ¿Cómo llegaste a ella? 

RI: La música siempre estuvo presente en mi vida, tanto mi familia materna como la paterna eran muy musicales, siempre estaba el radio encendido o discos puestos. Pero empecé a hacer música después de haber escrito un par de novelas y no me hubiese atrevido sin las herramientas digitales a las que tuve acceso a principios del 2000. 

NM: Tu estilo es muy particular, pues baila entre el merengue, metal, fusión, indie y muchos otros géneros. ¿Quiénes tú dirías que son tus influencias? 

RI: Mis primeras influencias son las que vi en televisión y escuché en mi casa antes de los 7 años. Los merengueros de esa época como Wilfrido Vargas y Fernandito Villalona, los boleristas que escuchaban mis abuelos en un radio de baterías cuando se iba la luz, Lucho Gatica, La Toña la Negra, Tito Rodriguez y la balada romántica iberoamericana, Rocío Jurado, Juan Gabriel, Raphael. Luego vienen las que elegí en mi adolescencia, Iron Maiden, Dead Kennedys, La Lupe, la música house, Talking Heads, The Doors, Bowie.

NM: Háblame de tu proceso creativo. ¿Cómo surge esa idea para una canción y cómo la desarrollas? 

RI: Las canciones surgen de algo que quiero expresar, un sentimiento o historia, por lo general viene melodía y letra junta, voy improvisando en voz alta y grabo en el teléfono las ideas, si ha de existir, ese mismo día la termino de escribir, casi nunca vuelvo a esos archivos a buscar cosas viejas.

NM: Hace una década que no sacabas música nueva. ¿Por qué ahora? ¿Qué te movió a lanzar un álbum en este año casi apocalíptico? 

RI: Me movió la necesidad que me mueve a escribir en general, me gusta trabajar a partir de lo necesario, qué es necesario decir o hacer. Qué falta, qué hace falta, desde la perspectiva de una persona queer caribeña en el siglo XXI.

NM: ¿Quién es Mandinga? 

RI: Mandinga es la que canta y yo soy Rita Indiana, la que da las entrevistas. 

NM: ¿Cuál es el concepto detrás del álbum? 

RI: El álbum fue creado en torno a varias ideas, la más poderosa es la que surge cuando me doy cuenta que mi vida, mi experiencia, mi cultura y mi ADN son producto de un proceso colonial que persiste. ¿Cómo hacer arte con este conocimiento? 

NM: The Heist y Pa’ Ayotzinapa son canciones muy políticas, que ambas recuentan momentos históricos y dolorosos de cada país. Me acuerdan mucho al storytelling de la plena. ¿Esta semejanza fue algo adrede? ¿Cómo fue el proceso de escribirlas? 

RI: ‘The Heist’ surgió como una plena, en el contexto de El Comité, un proyecto que tengo con Tito Matos y que presentamos en Rock al Parque el año pasado. ‘Pa Ayotzinapa’ es una bachata al estilo Luis Terror Días que es uno de mis maestros, para mi uno de los más grandes compositores dominicanos del siglo XX y de quien aprendí a contar un buen cuento con música, a mezclar géneros y a abrazar la música popular.

NM: Sé que la espiritualidad afro-caribeña juega una parte importante en Mandinga Times. ¿Me puedes hablar de eso? 

RI: Es algo que está presente en toda mi obra, son sistemas de creencias que han alimentado mi postura sobre lo material, la naturaleza, la justicia divina, el bien y el mal.

NM: ¡Kiko El Crazy! Uno de los talentos que está despuntando del urbano dominicano. Háblame de esa colaboración. 

RI: Kiko es un artista versátil, atrevido y único, me encanta lo que hace y además es un tipo super dulce. 

NM: Mandinga Times fue producido por Eduardo Cabra, que es uno de los productores latinos con más Latin Grammys. Cuéntame cómo fue ese proceso de crear con él. 

RI: Fue un proceso muy enriquecedor, dinámico, rápido y sobretodo del que salimos con un álbum del que estamos orgullosos.

NM: Ese pequeño poema que se recita al principio de tu especial Mandinga Times: After School me impactó muchísimo. Sé que los efectos de la esclavitud son una fuente de inspiración en tu música. Siendo tú un artista blanco caribeño, ¿cómo ves tu rol en todo esto? ¿Qué propones con tu música? 

RI: Ese poema se titula “Soneto del aula vacía” y lo escribí para Vicente Santos quien conoce de forma más directa que yo los efectos del racismo. Casi todos los elementos de mi música tienen un vaso comunicante con alguna de las músicas traídas por las personas esclavizadas a América, del blues, a la cumbia y al merengue, para mi todos estos son ritmos de resistencia, que fueron creados en contextos de opresión y sobrevivieron y conquistaron audiencia. Trato de honrar esa memoria que hay en los géneros con mi propuesta. 

NM: Llevas casi el mismo tiempo que estuviste de hiatus viviendo en Puerto Rico. ¿Cómo vivir en Puerto Rico ha influenciado tu arte? 

RI: Mi trabajo se ha nutrido de la visión de muchos artistas y gestores culturales puertorriqueños con los que he colaborado o compartido en estos años como Mima, Chemi Rosado Seijo, Luis Amed Irizarry, Campoformio, Eduardo Alegría, Macha Colón, Mariana Reyes Angleró y Tito Matos.

NM: En entrevista con Emperifollá, dijiste: “There is something about beauty that isn’t a construct,” “It’s more about an instinct that can even cause you an altered state of consciousness.” y me pareció tan poderoso. Desde tu experiencia como una persona queer, ¿cómo ha sido tu relación con la belleza? 

RI: Lo que encuentras bello te define, me refiero a esa noción/sensación de belleza que no te enseñan. Por ejemplo, cuando tenía 4 años y me enamoré de Marilyn Pupo, una actriz de telenovelas Boricua. Eso no es un constructo, es una respuesta espontánea y natural que no me tomó mucho tiempo entender debía ocultar.

NM: Tú que tienes un pie dentro de la música urbana y otro afuera. ¿Cómo ves el panorama urbano ahora mismo? ¿Qué crees que le hace falta? 

RI: Lo único que creo le hace falta a lo que llaman música urbana es diversificar los temas que tratan las canciones, hay buenas melodías, buenos flows, talento, pero quiero escuchar más historias de la vida real y menos películas.

NM: ¿Qué podemos esperar de Rita Indiana ahora que regresó a la música? 

RI: Mambo.

More Stories
Calmeezy: Música pa’ sentirse bien