“Yo voy a dedicar toda mi vida a descifrar qué es Puerto Rico” – Edmy Ayala

Reading Time: 7 minutes

Esta no es tu típica entrevista. Suelo hablar con cantantes, raperxs, directorxs, escritorxs; en fin, una amplia gama de artistas. Esta vez dialogué con Edmy Ayala, una periodista negra y millenial que tiene una visión muy clara del Puerto Rico que desea construir, pero también tiene hambre de descubrir el Puerto Rico silenciado, que vive fuera del discurso popular y ansia por una voz que amplifique sus reclamos. 

Edmy vive para compartir su conocimiento y ofrecer soluciones. No está satisfecha con solo informar sobre el panorama actual, sino que siente la necesidad de ir más allá. ¿Qué planes de acción hay disponibles? ¿Cómo respondemos responsablemente a la situación que se nos enfrenta? Siempre hay algo más que se puede hacer. 

Edmy y yo compartimos muchas cualidades y experiencias. Más que una entrevista, esto fue una conversación grabada entre dos millenials negras, graduadas de la Escuela de Comunicación de la IUPI, ¡y taureanas! en donde rebotamos opiniones sobre las elecciones que se acercan, el acceso a la información, el feminismo de academia y nuestras vivencias desde la Negritud. Mantengan a Edmy Ayala en la mira, pues viene a comerse el mundo. 

NM: Quiero hablar de tu relación con el periodismo. ¿Qué fue lo que te atrajo a la disciplina y qué te mantiene?

EA: Yo estudié en la Escuela de Comunicación de la IUPI y creo que tiene todo que ver. Me atrajo la idea de poder comunicar ideas que hacen el mundo mejor. La parte teórica me la enseñaron bien, pero desde segundo año entendí que eventualmente iba a tener que romper con eso para ser relevante en el campo y hacer lo que me gusta. Cuando empecé a estudiar periodismo, nos querían definir en las primeras clases. Nos preguntaban quién quería estar en televisión, quién quería prensa escrita, etc. Yo realmente no me identificaba con ninguna porque, en el proceso, me di cuenta que no me quería encajonar a esa profesión tradicional. Decidí que, por respeto a la profesión, yo iba a obtener de otras fuentes lo que te da la carrera tradicional. 

Eso fue lo que me motivó. Me motivó que yo me pudiese empoderar a procesar información de una manera más crítica. Yo pensaba: ¿cómo soy de servicio para esa madre que tiene tres muchachitxs a sus costillas, que quiere lo mejor para ellxs pero también es víctima de un sistema que la oprime? Mi búsqueda siempre ha sido cómo hacer el mundo mejor a base de lo que sabemos y sabemos más de lo que comunicamos. ¿Qué me mantiene? Entender qué sabemos, qué debemos cuestionar y entonces qué nuevas preguntas hacernos. Por eso ahora me muevo hacia la comunicación científica porque creo que esa es la nueva trinchera de lucha por los próximos 30 años. 

NM: Actualmente, la información es más accesible que nunca, pero también es cuando más fácil se logra desinformar a las masas. Me gustaría conocer tu opinión—como periodista— sobre esta táctica que usa Donald Trump de crear tanto ruido y conmoción que la información no se transmite ni se retiene. 

EA: En el caso de Trump, él no será material de servidor público pero conoce bien su base. En el primer debate, él le estaba hablando a su base, a más nadie. Eso es lo peligroso del formato y del comportamiento de Joe Biden porque fue como si Trump hizo una reunión con sus seguidores. Estaba capitalizando lo que ya él sabe que a su gente le gusta. Su base no quiere datos, quiere saber que lo que ellos piensan y sienten está representado en la Casa Blanca, en la máxima expresión de poder de los Estados Unidos, que es la máxima expresión de poder en el mundo. En ese sentido, yo entiendo que el debate lo que hizo fue asegurarle unos cuantos votos a Trump. 

NM: ¿Qué tú esperas ver de los candidatos de Puerto Rico?

EA: Para mi hace falta valentía, en el sentido de que yo quisiera que reconociéramos la realidad en que vivimos. No es una cuestión de tirar la toalla, es valentía y realismo. Quisiera ver más claridad y honestidad en cuanto a lo que implican estas elecciones y qué somos capaces de hacer durante estos cuatro años para trabajar por los próximos ocho. Ricky Renuncia, la pandemia y esta gran ola de votantes jóvenes que se registraron son tres cosas que se entrelazan. No he escuchado a nadie hablar 100% en serio de qué significa postularse y nosotros votar por ellos bajo ese contexto. Es idóneo que gane un candidato o candidata que represente la mayoría pero, ¿qué quiere la mayoría? Hay una lucha entre lo ideal y la realidad, y creo que de ahí surge la comodidad de los candidatos de los partidos tradicionales. Ellos no tienen nada que demostrar porque ellos apelan a su base. 

 NM: Alejándonos un poco de la política, ¿cómo tu trabajo en Revista Étnica te ha ayudado en tu afirmación como mujer negra? ¿Qué has aprendido?

EA: Una de las cosas que yo aprendí y que me chocó fue mi primer reportaje. Entendí que le estaba escribiendo a un país racista, solapadamente racista, y violento. Es una invisibilización tan grande que te hace sentir que tu dolor no es real. Mientras hacía la investigación, aprendí sobre el autoestigma. Yo no hablo mucho de esto porque me da sentimiento, pero me di cuenta que hasta ese punto yo no creía que pertenecía a lugares que me querían, que me perfilaban como un talento posible o que yo podía provocar un cambio de una manera u otra. 

Cuando entendí lo que era el autoestigma, me autoevalué y entendí que yo me había silenciado por el miedo a ser rechazada y es un miedo que surge de que la sociedad me había convencido que mi opinión no importaba. Cuando entendí el autoestigma, entendí que me había cerrado a espacios que me iban a validar y me había abierto a espacios que me iban a violentar. 

Gloriann Sacha Antonetty, Revista Étnica y todo lo que representan me dieron esa libertad y ese campo para correr. Vi que podía sentarme a comerme libros y escribir reportajes de más de 2,500 palabras sin expectativas de que lo leas completo al momento, pero con la expectativa de que cuando lo leas te añada algo a tu vida. Descubrí que yo misma me estaba deteniendo. Cuando empecé a trabajar en Étnica, me di cuenta de la severidad del racismo en PR y entendí cómo lidiarlo mejor cuando era violentada. 

NM: Leí tu escrito “En Puerto Rico nadie quiere ser negro”, me dijeron una vez y wow me impactó tanto. Yo tengo un escrito muy parecido a ese y explora los mismos temas. Esa travesía de auto-identificarme me tomó mucho tiempo, trabajo e introspección. Siento que compartimos muchas experiencias. ¿De dónde surgió esa necesidad de apalabrarlo?

EA: Todo lo que yo hago, lo hago porque son preguntas que no me dejan dormir. Son cosas que tengo que hacerles sentido. Cuando mi papa me dijo eso, me caló hondo porque yo no lo había notado. Yo era de las pocas negras en una escuela especializada en ciencia y matemáticas. En el colegio que estaba, yo era la exótica. Fui el elemento exótico en un pool blanco. Por eso el caso de Alma Yariela es tan importante. Demuestra lo que pasa cuando el sistema se ensaña bajo una agenda racista. 

Igualmente, eso nació porque yo quería que la persona que consumiera mi contenido supiera de mi experiencia como mujer negra. Quería que las personas me entendieran desde la empatía. Para mi, englobó lo que es tener acceso a espacios que o te encaminan al éxito o te mandan por el camino que la sociedad escogió para ti basado en tu color de piel. 

NM: Mencionaste regresar a las ancestras para afirmarte. Para mi fue el mismo proceso, especialmente con mi abuela. Pero, además de mi familia, mujeres como bell hooks, Beyoncé y Mayra Santos Febres fueron clave en el camino. Tú mencionaste a Patricia Hill Collins y el feminismo. Quisiera conversar de tu relación con el feminismo porque mi experiencia académica fue que muchas veces chocaba con el feminismo que me enseñaban porque era feminismo blanco. Yo tuve que, por mi cuenta, buscar textos de feminismo negro para encontrar mi lugar en todo esto y ponerlo en práctica. ¿Cómo ha sido esa relación para ti?

EA: Académicamente, puedo encontrar mi lugar en mujeres como Ida B. Wells, Roxane Gay y Doris Quiñones. Cuando llegué a la UPR, nunca había tenido un profesor o profesora negra. Doris fue la primera. Te lo digo y me dan ganas de llorar porque cuando la escuché hablar, un mundo se me abrió. Fui moviéndome y dándome cuenta de tantas cosas que eran posibles. 

Además, tome clases de antropología con Lidia Marte y ella me enseñó que en 100 años cuando estudien como hablábamos, van a escuchar reggaetón. Me reafirmó de tantas maneras que me impulsó a descubrir cuál era mi lugar en rodo esto. Existe un mundo donde lo negro es realeza, donde Black IS king, solo necesito encontrar mi espacio y mi aportación. 

Cuando leí de mujeres como Maya Angelou, Oprah Winfrey y Michelle Obama, cuando me di cuenta de lo mucho que nuestras ancestras lucharon y sufrieron, entendí que yo no la puedo dejar caer. Yo tengo que usar mi plataforma para honrar su trabajo porque ellas nunca la dejaron caer.

NM: Yo también siento que un mundo se me abrió cuando llegué a la UPR. Es increíble el boost que te da estar rodeada de personas que comparten tus vivencias. Le debó muchísimo a mi mentora, Bárbara Abadía,  que me dio las herramientas para perseguir y contestar todas esas interrogantes que bailaban en mi cabeza. Para terminar, háblame de tu videopodcast. 

EA: Es la culminación de esa exploración de mi misma, de lo que yo tengo para ofrecer. Me atreví ponerle Edmy: Un videopodcast porque ¿qué más engloba quién yo soy que mi nombre? Soy una mujer millennial, afropuertorriqueña, feminista, pro los derechos humanos y no me quería encajonar. Tener la oportunidad de crear un producto de calidad y sustancia era algo a lo cual yo no podía decirle que no porque Puerto Rico está listo para escuchar eso. Sé que traigo sustancia y honestidad, pero sé que en aspectos físicos no soy algo común. Sé que la gente se va a tener que acostumbrar a mi. Mi intención es normalizar las caras negras en los medios.

Comencé este proyecto con Buena Vibra porque sé que puedo ser puerta de entrada a voces nuevas que les gusta hablar con evidencia, que han estudiado y que se atreven a enfrentar un sistema que no funciona. Si te puedo resumir mi misión como comunicadora, es que yo voy a dedicar toda mi vida a descifrar qué es Puerto Rico y qué es Puerto Rico incluye qué es lo que la gente quiere que sea Puerto Rico. Todo lo que yo hago es en la búsqueda de eso.

More Stories
Kali Uchis abraza su latinidad ‘Sin Miedo’